La Calzada de los Muertos. Teotihuacan.

07 de Diciembre 2020-12-07

Por Karloz Miranda Yaoehecatl



Micaohtli: El Camino de los Muertos

Esta calzada o avenida atraviesa toda la ciudad sagrada en un eje vertical que va de norte a sur comenzando en la Tzacualli de Metztli (Pirámide de la Luna) y terminando en el conjunto habitacional llamado Teopancazco, un poco más al sur de donde se encuentra La Ciudadela y la Tzacualli de Quetzalcoatl. La longitud de esta calzada es de cuatro a cinco kilómetros aproximadamente y tiene una anchura de 40 metros. [27 metros de desnivel] A lo largo  de esta avenida se encuentran varias construcciones o edificaciones, resaltando por supuesto las pirámides del Sol, de la Luna, el Palacio de Quetzalpapalotl y la llamada Ciudadela donde se encuentra la ya mencionada Pirámide de Quetzalcoatl.

Se menciona que fueron los mexicas quienes le dieron el nombre de Calzada de los Muertos porque pensaron (eso dicen los especialistas) que eran “tumbas” los montículos de tierra que estaban en los costados del camino.

La pregunta aquí es ¿por qué se llama Calzada de los Muertos? ¿se encuentran enterrados varios muertos por toda la calzada? ¿era el camino que tenían que recorrer los que habrían de morir, caminando con rumbo al norte (el mictlan), en dirección hacia la pirámide de la luna? ¿era el camino que recorría el difunto antes de ser enterrado en la zona? No lo sabemos con precisión. Se menciona que fueron los mexicas (novecientos años después aproximadamente) quienes le pusieron el nombre de Miccaohtli, Camino de los Muertos, al creer que los montículos o los pequeños basamentos piramidales que se encuentran en la orilla de dicho camino eran entierros, tumbas.



Cabe mencionar que en uno de los basamentos que se encuentran ubicados sobre la Calzada de los Muertos se encuentra el Mural del Puma, una pintura monumental de un felino resaltando su color amarillo-ocre. Detrás de él unas bandas onduladas de color rojo y blanco que dan la sensación de movimiento del puma. Debajo de él una banda de color rojo con círculos azules interpretados como chalchihuites (piedras preciosas de jade). Las patas del felino tienen cuatro garras en lugar de cinco. Se cree que la pintura fue una decoración de la fachada de ese edificio, lo que indicaría que varios de los edificios teotihuacanos habrían tenido en su fachada algún tipo de pintura decorativa sobre su cosmovisión. Resalta el hecho de que el felino sea un puma y no un jaguar, ya que este último ha sido el más representado tanto en esculturas como en pinturas en otras culturas. ¿Qué simbolismo tuvo el puma para los teotihuacanos? ¿el mismo que el jaguar para otras culturas?

Lo importante a observar aquí es que los felinos, como el Jaguar, estuvieron asociados a las montañas y a las cuevas, estas últimas como entradas al inframundo, la región de los muertos. Eran pues los felinos, guardianes o mensajeros de la región de los muertos.

Era entonces la Calzada de los Muertos el camino donde finalizaba el andar de los que habían de morir, de los que habían de ser transmutados a la región de los muertos.

Compartir este post :