Conmemoran con danzas y cantos los 500 años del encuentro entre Motecuhzoma Xocoyotzin y Hernán Cortés

Karloz Miranda Yaoehecatl

Cerca de 100 danzantes se reunieron el pasado viernes 8 de Noviembre en la Placa del Encuentro –ubicada en la intersección de la avenida Pino Suárez y la calle República de El Salvador, en el Centro Histórico de la Ciudad de México–, para rememorar (no celebrar) aquel acontecimiento histórico y trascendental como fue el encuentro entre el Tlahtoani mexihca, Motecuhzoma Xocoyotzin, y el escribano español Hernán Cortés.

En la Placa del Encuentro

Alrededor de las 18:30 h fueron llegando varias personas pertenecientes al movimiento cultural denominado Mexicayotl (esencia de lo mexicano) conocidos generalmente como los danzantes.

Decidieron realizar la ceremonia dancística justo enfrente de la Placa del Encuentro, espacio que no era muy propicio por lo reducido y angosto en que se encuentra, además de estar muy cerca de la avenida –y pese a que a muy poca distancia se encontraba un pequeño parque o plazuela–, argumentaron que tenía que ser ahí, precisamente en el punto exacto en el que se cree, se vieron sus rostros por primera vez el Tlahtoani mexihca y el español.

La Palabra

La ceremonia dio inicio en punto a las 19:00 horas, dándose, primeramente, como los danzantes dicen, una Palabra, para mencionar las razones y los motivos del por qué se realizaba dicha ceremonia dancística en ese día y en ese lugar, y también para mencionar lo que significó y cómo repercutió para México ese encuentro entre los antiguos mexicanos y los españoles.

Se aclaro que el evento de ese día no era para celebrar –ya que no se puede celebrar la destrucción de una cultura–, sino para recordar y reflexionar sobre una fecha histórica muy importante en la que se sucedió un acontecimiento que repercutiría en la historia de nuestra nación mexicana.

Entre muchas cosas, se hizo mención sobre la avanzada española a la ciudad tenochca, que se les pudo haber detenido antes de llegar a Tenochtitlan; de cómo los españoles venían acompañados de una gran cantidad de aliados indígenas, entre totonacas, cempoaltecas, tlaxcaltecas; del recibimiento y las atenciones que se les dio en Tenochtitlan; y después, todos los lamentables sucesos que se sucedieron uno tras otro, desencadenando al final en la caída de Tenochtitlan, y con ello, con la casi total desaparición de la cultura del México antiguo.   

Se menciono que toda esa parte de la historia es dolorosa, que hiere, y que por supuesto, hubiésemos deseado que no hubieran ocurrido así las cosas. Y que, finalmente, el México de hoy es resultado de todos esos eventos históricos y culturales que se suscitaron, el México de hoy no existiría de no haberse dado así dichos acontecimientos.

Se dijo también que los mexicanos no podemos seguir albergando odio y rencor en nuestros corazones por lo que ocurrió, que si bien es algo que –como ya se menciono–, que hiere, molesta y duele, tampoco el camino del odio, el rencor y el fanatismo es lo más adecuado, porque no nos permite crecer como seres humanos.

Por último, se menciono que los danzantes son una fuente viva, tangible, y una continuidad cultural e histórica de aquel pasado glorioso del México antiguo y que, por lo mismo, deben concentrarse, fijar toda su atención, tomar consciencia de la importancia de retomar e incorporar elementos de las formas de vida de los antiguos mexicanos, evitando lo más posible mezclar otras practicas ideológicas o culturales, ya que esto último impide, desvía, y gasta tiempo, en la recuperación y reconstrucción de las formas de vida antiguas que se perdieron o que casi fueron destruidas en su totalidad con la invasión hispana.

La danza

Después de darse la Palabra, la ceremonia dancística comenzó con el permiso a los cuatro vientos. Se realizaron 13 danzas. La primer danza con la que se inicio la ceremonia la realizó el Jefe Esteban Vidal Tezcamitl del Calpulli Kalmekayotl. Durante el transcurso estuvieron llegando más danzantes. Al final se hicieron varios cantos y dieron su Palabra varios representantes de grupos de danza.

La ceremonia de danza estuvo dirigida principalmente por el Calpulli Metzcualo-Tonalyeztli del Centro Histórico. Estuvieron presentes danzantes del Calpulli Kalmekayotl del metro Villa de Cortés, del Calpulli Yaoneenqueeh del Monumento a la Revolución, del Calpulli Quetzalcoatl Tzitlene de Tecomitl, del Calpulli Ixnextli Xipe-Totec del Centro Histórico, del Calpulli Quetzalyolotzin del metro Hidalgo, del Calpulli Tenayohcan Oztopolco de Tenayuca, del Calpulli Xochipila de Puebla, del Grupo de Danza Azteca de Tlatelolco, y varios danzantes de otros Calpullis, así como estudiantes y alumnos del Taller de Danza Azteca Yaoyeztli.

La danza termino alrededor de las 22:30 h

Agradecimiento

A nombre de Metzcualo-Tonalyeztli Calpulli, se agradece a todas las personas que estuvieron presentes, a todos los que participaron e hicieron posible esta danza única y que no volverá a repetirse hasta los próximos 500 años. ¡Tlazohcamati!

Post Author: Apromeci

Deja un comentario