Conmemoran el 498 aniversario de la defensa heroica de Tenochtitlan y Tlatelolco

Por: Karloz Miranda Yaoehecatl

El pasado lunes 12 de Agosto, en la noche, y en las primeras horas del día martes 13 de Agosto, se llevó a cabo una ceremonia para conmemorar un aniversario más de la defensa que por su tierra y ciudad hicieron los antiguos mexicanos.

Precisamente donde ocurriera aquella última batalla, la ceremonia de conmemoración se realizó enfrente de lo que fuera el gran Templo Mayor, la Huey Teocalli, de Tenochtitlan. Ahí donde comienza la calle de Guatemala, y donde antes estuviera escrita en una de sus paredes la conocida “Consigna de Cuauhtemoc”, en ese lugar se reunieron un grupo de personas para conmemorar a todos los antiguos mexicanos que dieron su vida para defender su ciudad, su tierra, de la invasión española.

Fueron nuevamente los danzantes quienes llevaron a cabo esta ceremonia de conmemoración. Algunos civiles, gente del pueblo, que se enteraron de esta ceremonia por las redes sociales, se aceraron para estar presentes y observar como se hacia esta conmemoración a la usanza y maneras de los antiguos mexicanos.

Ofrenda en el Templo Mayor

Poco antes de comenzar la Ceremonia de Velación dedicada a los ancestros que dieron fama y gloria a la Gran Tenochtitlan, un grupo de danzantes se encaminó hacia el Templo Mayor para ofrendar un canto. Formados en columnas y sin romper filas, y ondeando sus estandartes, el Calpulli Metzcualo-Tonalyeztli, junto con otros danzantes que se les unieron, entonaron el canto que llaman La Mexicanidad, creación del Jefe Capitán Ricardo García Mendoza del Grupo de Danza Azteca Ocelotzin, de San Lorenzo Acopilco.[1] Cabe mencionar que la policía o los vigilantes del Museo Templo Mayor no les quisieron permitir dicha acción, aún así los danzantes lo hicieron.

Las Palabras

Cerca de las doce de la noche, o mejor dicho, de los primeros minutos de la noche del 13 de Agosto de este año 2019, dio inicio la ceremonia para conmemorar aquel evento histórico y trascendental que sucedió, hace 498 años, entre mexicas y españoles.

El Jefe Capitán José Luis Ortega del grupo de danza azteca Ollin Ayacaxtli de la Mesa del Santo Niño de Atocha, grupo anfitrión y que ha conservado esta ceremonia por muchos años, dio su Palabra para recibir a los invitados y agradecerles por su presencia, y después de mencionar la importancia de dicha ceremonia cedió su Palabra para que se eligieran a las personas que habrían de conducir el ritual nocturno –como los canones tradicionales mandan–, para que se otorgaran los cargos y el orden que habrían de tener las Palabras, para conducir el buen desarrollo de la ceremonia.

Jefe José Luis Ortega del grupo Ollin Ayacaxtli de la Mesa del Santo Niño de Atocha

La Primera Palabra, para llevar a cabo la Velación, fue para Alejandro Ramírez (a quien apodan “El Tierno”) perteneciente al grupo Ollin Ayacaxtli, y quien actualmente vive en Palenque, Chiapas, llegando desde el sureste del país para estar presente en esta ceremonia. La Segunda Palabra fue para Karloz Miranda Yaoehecatl (Yao), Jefe del Calpulli Metzcualo-Tonalyeztli del Centro Histórico. Las Terceras Palabras, quienes habrían de regir los cantos, es decir, entregar el orden de los cantos, fueron para Moisés del Calpulli Tenochtitlan del Zócalo, junto con Lourdes Martínez del grupo Ollin Ayacaxtli también del Zócalo. Como Sargentos o Topiles estuvieron Rene de Tetzcoco y Omar del Calpulli Tenochtitlan.

Encendido del Altar

El Encendido del Altar estuvo a cargo del Jefe José Platas del Calpulli Tenochtitlan, haciéndose cargo de la Cabecera o Columna de la Derecha. La Columna de la Izquierda fue encendida por Norma Cárdenas representante del grupo de danza azteca Yaochihualiztli de Monumento a la Revolución, y una de los integrantes y dirigentes de la organización Tenochtitlan Vive. Por cierto, Norma comento que era la primera vez que hacía un Encendido de Columna y se encontraba un poquito nerviosa, finalmente lo hizo muy bien. Cabe mencionar que los cirios que fueron encendidos estaban dedicados a los Tlahtoanis de Tenochtitlan así como de Tetzcoco y Tlacopan (Tacuba), es decir, a los que formaron antiguamente la Excan Tlahtoloyan o mejor conocida como la Triple Alianza.

Y como la ceremonia es un homenaje a estos hombres del México antiguo, aquí van sus nombres por si usted, amigo lector, no sabe a quienes nos estamos refiriendo:

Tenoch, Acamapichtli, Huitzilihuitl, Chimalpopoca, Itzcoatl, Motecuhzoma Ilhuicamina, Axayacatl, Tizoc, Ahuizotl, Motecuhzoma Xocoyotzin, Cuitlahuac, Cuauhtemoc, Netzahualcoyotl, Nezahualpilli, Tlacaelel, Tecuichpo, Cuanacoch, Cacamatl y Tetlepanquetzaliztli.

El Encendido de la Cuenta de Ánimas o de Tonallis estuvo a cargo de Antonio Cruz Tlacuilo, quien fue fundador del grupo Ollin Ayacaxtli y estuvo ahí por varios años, llegando a ser Jefe, Capitán o Primera Palabra del mismo.

Las cuentas o velas que se encienden simbolizan el ánima o alma de los antiguos jefes de la danza azteca en nuestra actual época. Los nombres de estos Jefes que la tradición dancística siempre tiene muy en alto y con mucho respeto, por todo lo que ellos aportaron y todo su trabajo que hicieron por el bien de la danza, y que en cada velación se les nombra y recuerda, son principalmente:

Jefe Jesús Gutiérrez, Jefe Felipe Aranda, Jefe Andrés Segura, Jefe Ernesto Ortiz, Jefe Ignacio Gutiérrez, Jefa Dolores Ortiz, Jefe Emilio Alvarado, Jefe Fidel Morales, Jefe Manuel Subías, Jefe Faustino Rodríguez, Jefe Florencio Gutiérrez, y la curandera María Graciana.

Por supuesto que no siempre se nombra a todos, sólo a algunos. Esto depende de cada grupo de danza. En cada velación es diferente. En ocasiones sólo se nombran a cinco jefes. En esta ocasión, para esta ceremonia de conmemoración,  se nombraron a los Jefes Felipe Aranda, Andrés Segura, Emilio Alvarado, Fidel Morales, Manuel Subías, Dolores Ortiz, Ignacio Gutiérrez, Faustino Rodríguez y María Graciana.

Al igual que algunas personas del grupo Ollin Ayacaxtli, Antonio Cruz Tlacuilo tuvo la fortuna de conocer y convivir con el Jefe, Capitán-General, Andrés Segura Granados, precisamente la persona que instituyera e iniciara con este tipo de ceremonias para conmemorar fechas históricas relacionadas con acontecimientos significativos del México antiguo. La conmemoración de la fecha del 13 de Agosto es una de ellas, conociéndose también como la conmemoración de la Defensa Heroica. Debió haber sido muy significativo para Antonio Cruz Tlacuilo realizar el Encendido de la Ánimas, sobre todo al encender la cuenta o vela que representaba el Tonali del  Capitán-General Andrés Segura.

Cabe mencionar que el ritual de Encendido del Altar se hizo completamente con el canto de Permiso en nahuatl, un canto que dejó el General Andrés Segura Granados para este tipo de velaciones.

Tendido y Levantado de la Flor

El ritual del Tendido de la Flor, en el que se simboliza la muerte del sol, estuvo a cargo del Jefe Marcos Alejandro Ozomahtli del Calpulli Ohyoliztlichiquihuitepec de la zona de Indios Verdes, acompañado por una persona del grupo Axochco. Las personas que tendieron la flor para simbolizar el Ollin (Movimiento) estuvo a cargo de Ángeles Guerrero Vera del Calpulli Metzcualo-Tonalyeztli –de quien también fue su primera vez–, junto con Berenice Vargas Sánchez del Círculo de Cantos Yolotehuauhqueh.

Jefe Alejandro Marcos Ozomahtli. Al fondo, Ángeles Guerrero.
Berenice y Ángeles haciendo el Tendido de la flor para la figura del Ollin

El ritual del Levantado de la Flor, que representa el renacer del sol, estuvo a cargo de Isidro Jiménez del grupo Ollin Ayacaxtli y de Joaquín Saucedo. Ellos levantaron el Santo Xochitl o Tonalxochitl. Cabe mencionar que este Tonalxochitl tuvo un collar de flores, que, según explicó el jefe Alejandro, se coloca ahí (y de esa forma con las flores hacia abajo) porque simboliza la petición del descenso de las lluvias.

Isidro Jiménez y Joaquín Saucedo vistiendo el Santo Xochitl o Tonalxochitl.

Para levantar la figura del Ollin, se eligieron a Clara Escobedo del Calpulli Metzcualo-Tonalyeztli y a Claudia del Calpulli Tenochtitlan, quienes levantaron adecuadamente y en orden la flor (esperándose una a otra, es decir, al mismo tiempo) terminando el levantado de la flor que les correspondió en un buen tiempo, y cumpliendo muy bien con su cargo.

Clarita vistiendo uno de los bastones

Y así, con buena disposición y buen ánimo y bajo el mando de la Primera Palabra, Alejandro Ramírez, en alternancia con el Jefe anfitrión, José Luis Ortega, se llevó a cabo la ceremonia de velación. Los cantos, realizados con mucha fuerza y energía, retumbaban al pie del Templo Mayor. Fue muy significativa y simbólica esta ceremonia que se realizó justo a unos metros de donde estuviera la antigua Huey Teocalli y en cuya cúspide se encontraban los aposentos de Tlaloc y Huitzilopochtli, a quienes se les dedicaron, por cierto, algunos cantos.

El Santo Xochitl representa un nuevo sol. Un nuevo amanecer.

La conmemoración continuo en el día con el rito solar: la danza.

[1] San Lorenzo Acopilco se encuentra en la Delegación –ahora Alcaldía–, de Cuajimalpa, Ciudad de México. El Jefe Capitán Ricardo García, o como le decían las personas más allegadas a él, el Jefe Don Ricardo, dejó varios cantos muy hermosos, entre ellos éste de La Mexicanidad. Falleció en Enero de este año 2019. QEPD.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario