La Xochipila, un antiguo centro ceremonial. 2ª Parte.

Por: Karloz Miranda Yaoehecatl

Macuilxochitl o Xochipilli

Existe en las fuentes escritas del siglo XVI una mención a la festividad que hacían los antiguos mexicanos a la figura de Macuilxochitl (Cinco-Flor) que era una de las advocaciones o diferentes manifestaciones de Xochipilli, es decir, otro de los nombres con los cuales se identificaba al Príncipe de la Flores. En el título del capítulo XIV del Libro Primero de Sahagún se lee lo siguiente:

Que habla (a)cerca de un dios que se llamaba Macuilxochitl que quiere decir Cinco Flores, y también se llama Xochipilli, que quiere decir El Principal que da Flores o que tiene cargo de dar flores.[1]

El vínculo existente entre Macuilxochitl y Xochipilli como una sola y misma divinidad se puede comprobar –además de la mención en los manuscritos–, en el Códice Florentino donde se observa una figura portando el bastón de mando, o cetro, con la forma de un corazón, elemento distintivo de Xochipilli, y en cual aparecen escritos los dos nombres para ésta misma divinidad antigua. En el Códice Magliabecchiano también observamos a Xochipilli portando su característico bastón de mando con un corazón.

En el Códice Florentino aparecen escritos los dos nombres, Macuilxochitl y Xochipilli.
Códice Florentino, sumario, f. 11v.
Xochipilli, Códice Magliabecchiano.

Esta antigua festividad o ceremonia que se realizaba a Xochipilli era catalogada como una fiesta movible. Existieron principalmente dos tipos de fiestas o ceremonias en el México antiguo, las fiestas fijas y las fiestas movibles. La festividad de Xochipilli pertenecía antiguamente al calendario de las fiestas movibles, es por eso que no aparece en el calendario de la fiestas fijas que es al que pertenecen los meses o veintenas que vimos anteriormente, llamados Tecuilhuitontli, Huey Tecuilhuitl y Etzalcualiztli.

Sobre esta antigua festividad dedicada a El Principal que da Flores, se menciona lo siguiente:

A la honra de este dios hacían fiesta, y su fiesta se llamaba xochilhuitl [fiesta de flores], la cual se contaba entre las fiestas movibles… cuatro días antes de esta fiesta ayunaban todos los que la celebraban, así hombres como mujeres […] Llegado el quinto día era la fiesta de este dios. En esta fiesta uno se componía con los atavíos de este dios, como si fuera su imagen o persona, que significaba al mismo dios; con éste hacían areito [danza] con cantares, y con teponaztli y atambor […] Hacían también una ceremonia, que hacían cinco tamales… eran grandes; encima de los cuales iba una saeta hincada que llamaban xúchmitl, ésta era ofrendada por todo el pueblo.[2]

El problema con esta fiesta movible es que las fuentes escritas no mencionan en que fecha de nuestro calendario se llevaba a cabo. No encontramos la correlación con nuestro calendario actual por lo que no sabemos con exactitud en que época del año se realizaba dicha festividad. Sin embargo, es posible deducirla con más datos e información, como veremos más adelante.

En general, los textos antiguos o manuscritos no mencionan en que fecha se realizaban las fiestas movibles a diferencia de las fiestas fijas en que si lo hacen, mencionando el nombre de las veintenas y la época del año en que se realizaban. 

El Códice Tovar y el 24 de Junio

Existe un dato muy interesante encontrado en el Códice Tovar, también conocido como Códice Ramírez. En la parte del códice que trata del calendario antiguo –las fiestas fijas–, Juan de Tovar al hablar del sexto mes, que él llama Tecuilhuitontli y que corresponde al mes de Junio en la cuenta que él lleva, hace mención de una festividad que comenzaba cerca del día del nacimiento de San Juan Bautista, época en la cual había “abundancia de frutos de la tierra”.

El códice del siglo XVI conformado por pinturas y manuscrito de la época, en el folio 150 dice lo siguiente:

El sexto mes era de los señores y principales, y así le llamaban, Tecuilhuitontli, diminutivo de Tecuilhuitl, que significa, fiesta de los señores y principales pequeña, a diferencia de la fiesta mayor de principales que adelante se sigue. Comenzabase a celebrar por Junio, por la natividad de San Juan, porque entonces había ya abundancia de frutos de la tierra, con que los plebeyos y labradores servían a sus señores y así en este mes y el siguiente había grandes combites entre los principales y bailes y otras cosas de entretenimiento.[3]

Códice Tovar, mención de Tecuilhuitontli y del día de San Juan Bautista.

La información que proporciona Juan de Tovar es relevante por varias razones. Nos indica el mes de dicha festividad, Junio, mes en el que sucede precisamente el solsticio de verano. Menciona que es una época en la que hay “abundancia de frutos de la tierra”, justo una característica de la llegada del verano, que es lo que andábamos buscando en las otras fuentes. Y, sobre todo, porque hace mención de un día, alrededor del cual se realizaba dicha festividad de Tecuilhuitontli, “por la natividad de San Juan”, es decir, cerca del día en que la iglesia celebra el nacimiento de San Juan Bautista.

Según la tradición católica, el día en que se celebra el nacimiento de San Juan Bautista –desde los primeros siglos del cristianismo en Europa y el resto del mundo–, es y ha sido siempre el 24 de Junio, una fecha muy cercana, curiosamente, al día en que ocurre el evento astronómico conocido como solsticio de verano.[4]

Este evento astronómico, cuando el día es más largo que la noche y los rayos del sol caen con plenitud sobre la tierra debido a la inclinación de ésta en su eje, ocurre alrededor del 21 y 22 de Junio.

Tomando en cuenta el nombre del “mes” o de la veintena que menciona Juan de Tovar, Tecuilhuitontli, veintena que comenzaba a celebrarse por Junio, observamos que fray Diego Durán en su obra menciona que esa veintena también era conocida con el nombre de Tlaxochimaco,

El séptimo mes de este calendario y el día primero de él, donde se celebraba la fiesta que llamaban tecuilhuitontli, que quiere decir “fiestezuela de los señores”… Llamaban a esta fiesta, por otro nombre, tlaxochimaco, que quiere decir “repartimiento de rosas”. [5]

Lo interesante de esta palabra, Tlaxochimaco, es que se traduce como:  “se dan flores de la tierra”, “se dan flores”, “ofrenda de flores”, “se obsequian flores”.  Es decir, es la época en que la naturaleza esta produciendo muchas flores; y no solamente flores, por supuesto, pero es una forma metafórica de indicar que hay abundancia de flora (árboles, matorrales, plantas y flores) en los campos, en los bosques. Y así, con toda esta abundancia florida de la tierra, y con tantas flores por doquier, nos preguntamos, ¿y no son precisamente las flores el mayor distintivo de Xochipilli?

Con la información proporcionada por Tovar y Durán corroboramos que en esa veintena llamada Tecuilhuitontli, o por otro nombre Tlaxochimaco, es la época en que había llegado el verano, época en la que ocurre el solsticio de verano y es la época en la que, todo indica, se celebraba a Xochipilli, el Príncipe de la Flores o el Sol Joven.  

Y aquí cabe preguntarse si la palabra Tecuilhuitontli muchas veces traducida como “Pequeña fiesta de los señores” ¿No podría traducirse también como “fiesta del pequeño señor” o “fiesta del señor pequeño? ¿Considerando la expresión “pequeño señor” como una metáfora del “sol joven”, del “príncipe”, es decir, de Xochipilli? Sólo estamos planteando la posibilidad de una asociación entre la palabra Tecuilhuitontli y Xochipilli.

Con todo esto queremos decir que, las antiguas ceremonias dedicadas a Xochipilli se realizaron cerca del solsticio de verano, evento astronómico que indica la llegada de esa estación del año, época en la que hay una gran vegetación, abundan las flores, las plantas y los “frutos de la tierra”.

Que Xochipilli esta asociado al verano:

…en el plano religioso parece natural que Xochipilli fuera el dios de la luz, de la vida, del placer, del amor… de la vegetación tierna, de los alimentos abundantes, de la música, los bailes, la alegría, la poesía y del arte en general, además de ser la representación del verano.[6]

Que, como sabemos, el solsticio de verano ocurre alrededor del 20 y 22 de Junio por lo que cobra mucha relevancia el dato que proporciona Juan de Tovar al mencionar que cerca del 24 de Junio se llevaba a cabo la festividad de Tecuilhuitontli: “Comenzabase a celebrar por Junio, por la natividad de San Juan…”, lo cual indica que era alrededor de esa fecha y no precisamente el día de San Juan, lo que significa que la festividad de Tecuilhuitontli pudo haber comenzado días antes, tal vez en los días del solsticio.

Que esta antigua festividad Tecuilhuitontli llamada también Tlaxochimaco, que significa “se dan flores de la tierra”, sería entonces la veintena del calendario de las fiestas fijas en que muy posiblemente se celebraba a Xochipilli.

Que aquella fiesta movible dedicada a Xochipilli, llamada Xochiilhuitl,que mencionan las fuentes y que no proporcionan la fecha, es posible que haya ocurrido también en el mes de Junio, cerca del solsticio de verano. O, visto de otra forma, y la más probable, la fiesta movible de Xochipilli ocurría en el marco de la fiesta fija llamada Tlaxochimaco.

Continua en la 3ª Parte


[1] Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de la Cosas de Nueva España, México, Editorial Porrúa, 2006, p. 38

[2] Ibidem, pp. 38-39

Por supuesto que se hacían muchas cosas más en esa festividad, sólo he mencionado algunas. Quienes se interesen en conocer a detalle todo lo que hacían, pueden consultar el texto citado.

[3] Juan de Tovar, Historia de la venida de los indios a poblar a México, Manuscrito original de 1587 conocido como Códice Tovar y encuadernado por John Carter Brown Library, Rhode Island, E.U., Folio 150

[4] La Fiesta de San Juan, también llamada víspera de San Juan o noche de San Juan es la festividad del nacimiento de San Juan Bautista por parte del cristianismo el día 24 de junio.

La fiesta cristiana de San Juan es el 24 de junio, seis meses antes de la víspera del nacimiento de Jesús, que es el 24 de diciembre. Estos seis meses son la diferencia que los evangelios indican entre uno y otro nacimiento.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Fiesta_de_San_Juan

[5] Fray Diego Durán, Historia de las Indias de Nueva España e Islas de la Tierra Firme, México, Editorial Porrúa, 2006, p. 263

[6] Justino Fernández, “Una aproximación a Xochipilli”, Estudios de Cultura Nahuatl, Vol. 1, México, 1959, p. 38

Post Author: Apromeci

Deja un comentario