La danza de los voladores de Papantla, misma que los españoles no pudieron desaparecer

Los voladores de papantla son los protagonistas de una danza aérea que pertenece al selecto grupo de los pocos rituales que los invasores españoles no pudieron erradicar del pensamiento nativo.

Se practica hoy en día con más fuerza en los estados del centro de México como son Hidalgo, Puebla y Veracruz y es una danza de raíces místicas que es considerada una de las tradiciones más antiguas de México.

Se les llama “Voladores de Papantla” en primer lugar por la destreza de los hombres que participan en el ritual simulando el vuelo de un ave, y en segundo, porque fue precisamente en el pueblo de Papantla, Veracruz, donde pudo mantenerse con vida el ritual, lejos de las intenciones españolas por eliminarlo.

voladores de papantla

¿Cual es su simbolismo?

Es una danza dedicada a Tláloc, el dios nahua de la lluvia, para invocar su favor y así podamos gozar de buenos cultivos, sobre todo durante la temporada de sequías que es cuando parece que la humanidad está siendo castigada.

¿Como se lleva a cabo?

En un poste plantado en la tierra, de mas de 20 metros de alto se colocan en la cima 5 hombres atados de los pies sobre una base cuadrada, uno de ellos en el centro y los otros cuatro en cada arista del cuadrado.

Cada uno de los hombres representa un punto cardinal y son llamados “voladores”, norte, sur, este, oeste, mientras que el hombre en el centro es llamado Caporal y representa al centro del universo.

Estos hombres en la cima alguna vez vistieron elegantes atuendos de plumas de aves preciosas, pero con la llegada de los españoles y el transcurrir del tiempo, aquellos plumajes fueron sustituidos por listones de colores que nos recuerdan al arcoiris que aparece después de la lluvia.

papantla
voladores de papantla

Pero lo mejor apenas empieza. Cuando el caporal procede a tocar la flauta y su tambor, la base cuadrada en la cima comienza a girar y los voladores sentados en las aristas se dejan caer de espaldas para comenzar a girar sobre su propio eje, sobre la cuerda que los mantiene atados a la base.

Es así como comienza el espectáculo que consiste en ver a cuatro hombres que simbolizan la caída de la lluvia, girando mientras descienden alrededor del poste, dando 13 vueltas que multiplicado por los cuatro voladores da un total de 52, justo el número de años del calendario Xiuhmolpili, que es la cuenta sagrada de Anáhuac.

Este ritual finaliza entre aplausos y asombro de los asistentes cuando los voladores tocan el suelo después de haber probado su valentía y lograr con éxito elevar la petición al dios de la lluvia.

voladores de papantla

Hoy en día, aquel poste se ha estandarizado y se fabrica con metal para evitar accidentes en las plazas públicas, sin embargo, en la antigüedad, seleccionar el tronco correcto para la ceremonia suponía todo un ritual que requería el mayor de los respetos, pidiendo permiso al bosque para tomar aquel árbol y prometiendo resarcir su acción plantando otro en su lugar.

Si tienes suerte, en algunos pueblos mágicos de México, podrás ser testigo de la ceremonia de los voladores de Papantla, que nos recuerda nuestro pasado prehispánico, los ciclos de la lluvia y el respeto a la naturaleza.


voladores de papantla

Post Author: Apromeci

Deja un comentario