5 maneras de usar el xoconostle

El xoconostle es un cactáceo tan versátil que se puede preparar de múltiples formas. Este es una planta con piel suave y comestible. Se aprece mucho a la tuna, de hecho algunos la llaman “la tuna agria”, con esa pequeña diferencia de sabor.

Entre sus propiedades tiene una función antibacterial, es rico en fibra y contiene minerales. Además, fortalece el sistema inmune, ayuda a la formación de proteínas y reduce los niveles de azúcar en la sangre.

¿Quieres bajar de peso? ¡Éste es uno de los alimentos ideales para que lo logres!

Xoconostle
Xoconostle

¿Cómo lo puedo preparar?

Mole de olla. Es un guisado caldoso de color rojo, muy popular en las familias mexicanas. Algunos lo suelen preparar cuando hace frío, como los capitalinos. Por el contrario, en las costas se acostumbra comer cuando hace mucho calor. Sus ingredientes principales son la carne de res y muchas verduras, incluido el icónico trozo de elote. Quizás lo has probado en múltiples ocasiones, y hasta hoy te enteras que el toque especial es el ya famoso xoconostle.

Xoconostle con chile negro o pasilla. Es un platillo con los sabores de nuestros ancestros. Se preparaba en el México prehispánico y tiene un sabor peculiar que tienes que probar. En algunas regiones de este país se suele comer en cuaresma, ya que es una opción ideal para cuando no se puede comer carne.

Xoconostle
Xoconostle

Agua de xoconostle. Deliciosa opción para refrescarte. Rica en vitamina C y calcio. Sólo agrega un cuarto de azúcar a un litro de agua. Añade la pulpa de cuatro piezas de xoconostle. Ponle el botón de encendido a la licuadora y ¡listo! A saborear se ha dicho.

Salsa de xoconostle. Gracias a su pulpa espesa, es grandiosa para preparar diferentes salsas. El procedimiento es el mismo que si usaras jitomate o tomate. Ya sabes, no puede faltar el ajo y la cebolla.

Mermelada de xoconostle. Si estás cansado de los sabores de las mermeladas de siempre, ¡llegó la hora de experimentar! Esta mermelada la puedes preparar en tu casa. Sólo necesitas dos tercios de azúcar blanca y medio kilo de xoconostles. Licúa la pulpa, hiérvela con un poco de agua y añade el azúcar. Mueve constantemente la mezcla hasta que el agua se evapore y tome la consistencia que deseas. ¡A disfrutar los sabores de la tierra!

Post Author: Apromeci

Deja un comentario