Plantas para tratar la gripe

Con el cambio de clima y principalmente con la llegada del invierno suelen aparecer los males en las vías respiratorias, pero en este artículo te mencionaremos algunas plantas para poder combatir estos males.

La primera planta es :

Saúco

Este arbolillo de entre 3 y 5 metros de altura, muy ramificado, de corteza verrugosa, hojas opuestas, inflorescencias de color blanquecino que al secarse se vuelven amarillas y frutos en forma de baya de color negro que aparecen en otoño es un clásico en nuestra cultura.

Por su riqueza en flavonoides, ácidos fenólicos y aceite esencial, el té de flores de saúco se utiliza como estimulante de la sudoración en los enfriamientos acompañados de fiebre, también es útil como remedio profiláctico en resfriados y gripes. Las flores de saúco no tienen ningún tipo de toxicidad, no así las hojas, ya que en su composición encontramos un alcaloide, la sambucina, de alta toxicidad. Los frutos maduros  son excelentes para preparar una deliciosa mermelada. En Centroeuropa se emplean tradicionalmente para el estreñimiento y las afecciones catarrales.

Saúco
Saúco

Liquen

Hay que destacar dos tipos de líquenes, los líquenes marinos y los terrestres.

El Liquen marino, el más popular es el Liquen carragaen o Musgo de Irlanda (Chondrus crispus), es una especie de alga cuya composición es hasta un 80% de mucílagos. Presenta propiedades demulcentes (antiinflamatorio, protector de la smucosas), laxante mecánico y saciante. Esta alga hervida en un vasito de agua produce un líquido mucilaginoso que en los casos de gripes y resfriados evita el taponamiento de los alveolos pulmonares, ayuda a fluidificar las mucosidades y a expectorar. Por su origen marino contiene sales de iodo y se deberá prestar atención en caso de hipertiroidismo.

El Liquen terrestre o liquen de Islandia (Cetraria islándica), lo encontramos en áreas frías y húmedas del sotobosque incluso a veces parasitando los tallos de pinos, encinas y robles. Se distribuye en toda Europa, desde Islandia hasta España. Este liquen, a diferencia del marino, además de mucilagos encontramos en su composición ácidos liquénicos amargos que tienen un efecto antibiótico y bacteriostático. Ideal en casos de gripe y afecciones del aparato respiratorio como faringitis y laringitis.

Liquen
Liquen

Preparado antigripal

Hace algunos cientos de años aun no existían los antibióticos ni la amplia gama de fármacos que tenemos en la actualidad, pero ya existía un excelente tisana antigripal, he aquí su fórmula: Genciana, Saúco, Tomillo y Amapola.

Tomas 3 vasitos al día  cuando notamos que la gripe nos rodea o cuando convivimos en un ambiente en el que los virus de la gripe suelen estar presentes. A la acción antiséptica del tomillo unimos las propiedades sudoríficas y antiinflamatorias del saúco y la capacidad de la raíz de genciana para potenciar y proteger nuestras defensas, una pequeña cantidad  de amapola  nos relajara la musculatura en casos de espasmos fuertes de tos.

compuesto herbal

Fenógreco

Aunque son nombres muy distintos proceden de la misma planta. Alholva se utiliza para denominar a las semillas enteras de esta planta y fenogreco se refiere al polvo obtenido de molturar las semillas.

Este polvo es un excelente lipolítico y mucolítico. Se ha utilizado en forma de cataplasmas para favorecer la disolución de quistes de grasa y forúnculos pero en este caso nos interesa por su acción mucolítica. El polvo de Fenogreco se utiliza en forma de cataplasmas, para prepararlos se tomas 3 cucharadas soperas de esta harina y se cuecen lentamente en 200 ml. de leche (preferentemente entera) removiendo lentamente. Cuando empieza a hervir obtenemos una masa  espesa que deberemos poner sobre un retal de sábana blanca o de algodón fino de aprox. 40 cm x 40 cm de lado, lo envolveremos procurando que las dobleces queden siempre en la parte superior, y por la parte inferior (donde solamente hay una capa de tela) lo aplicaremos sobre el pecho (vigilando de no quemarnos) y lo mantendremos aplicado hasta que se enfríe. Durante este tiempo el calor del cataplasma actúa fluidificando la mucosidad y facilitando su eliminación mediante la expectoración de la misma. Podemos hacer tantos cataplasmas al día como tiempo dispongamos, repetirlos 2 o 3 veces al día ya da excelentes resultados.

fenogreco

Post Author: Apromeci

Deja un comentario