Mercado de Sonora

Karloz Miranda Yaoehecatl

Ir al mercado de Sonora me recuerda mis inicios en la danza azteca. Cuando iba a comprar mis “huesos de fraile” para hacer mis ayoyotes, mis primeras sonajas, aquellas sonajas metálicas con su estridente y singular sonido, y mi primer copilli, un tocado color azul turquesa con oro y que termine regalándoselo a una novia que tenía en aquellos primeros años de mi juventud…  Entrar en el mercado de Sonora es impregnarse de ese aroma peculiar que tienen sus pasillos. Ese olor a copal, a incienso, a yerbas, a plantas medicinales, olor a tierra, a raíces… Hay un aroma peculiar que se puede percibir en esos pasillos del mercado de Sonora donde venden los productos para la danza azteca… ahí huele a brujería, a hechicería, a magia… el ambiente tiene un encantamiento propio, todo es místico… mágico… Será porque, como dijo un Jefe de danza azteca, la danza es bruja, te atrapa, te hechiza… Bueno, solamente lo hace si en verdad quieres conocer el corazón y el latir del México antiguo, del México profundo, del México mágico… Solamente si en realidad quieres ser un autentico mexicano… Entonces, la danza te embruja y sólo entonces podrás andar su camino, podrás recorrerlo y descubrir el México mágico y profundo que llevamos en nuestra venas, en nuestra sangre, los mexicanos… La danza azteca es el camino para conocer el corazón auténtico de México… Y así, salí del mercado de Sonora… con el aroma que embruja… con el aroma del recuerdo… con el aroma de la danza azteca.


Post Author: Apromeci

Deja un comentario