Séptimo Presagio

La revelación en el espejo (Sur)

Ave con cabeza de espejo
El ave con cabeza de espejo

¿Qué fue el séptimo presagio?

“ El séptimo presagio fue que una vez los pescadores mientras cazaban con sus redes, atraparon a un ave color gris, como una grulla. Fueron al Tlillan calmecac a mostrárselo a Motecuhzoma; el sol estaba inclinándose, pasaba a penas el medio día. En la cabeza [del ave] había algo que parecía un espejo, redondo, circular, se mostraba perforado por el medio, ahí se veían las estrellas, [la constelación] Mamalhoatztli (Mastelejo). Y Motecuhzoma tomó esto como un mal presagio, ver las estrellas, el Mastelejo. La segunda vez que vio en el espejo sobre la cabeza del ave miró a una multitud de personas que venían hacia donde él estaba, venían en masa, vestidos para la guerra, montados sobre ciervos. Llamó entonces a sus adivinos, a los sabios y les dijo, —¿Conocen lo que he visto, algo como una multitud de gente que se dirige hacia acá? Pero cuando ellos iban a responder, lo que estaban mirando desapareció y no dijeron nada más.”
El importante papel que Motecuzhoma ha desempeñado en los presagios es la clave para comprender el significado del presagio del ave y el espejo. En la representación es él quien puede ver el tiempo mítico y el futuro: las estrellas y los guerreros en ciervos que se aproximan. Es importante resaltar que el gobernante ya ha muerto en la historia de la Conquista y que su viaje mítico como Venus-Quetzalcóatl, inició en el norte, la región de la muerte, la posición contraria y complementaria del sur, en donde se localizan este portento y el octavo.

La grulla gris parece tener connotaciones apocalípticas. Son aves que sobrevuelan en conjuntos al migrar emitiendo un sonido similar al de una trompeta. Además, tienen una mancha roja en la frente, el lugar en el que el ave del presagio porta el espejo. Motecuhzoma recibe el ave-oráculo y puede ver dentro de la era cristiana a los jinetes del Apocalipsis aproximándose a Tenochtitlan. Por otro lado, en los códices nahuas del siglo XVI representan aves con rostro de personas llamadas tlacahuilome, que simbolizan peste y hambruna. Los capítulos 35 y 36 de la historia de la Conquista relatan con pesar que la ciudad estaba sufriendo los devastadores efectos de la viruela, enfermedad desconocida en Mesoamérica, y el hambre causada por el sitio en el que Cortés y sus aliados mantuvieron a la ciudad durante un año.

Simbología

La constelación del Mastelejo referida en el presagio, por otro lado, representa el instrumento para encender el primer fuego del ciclo temporal de 52 años en la ceremonia del Fuego Nuevo. De esta manera, el séptimo presagio anuncia el cambio de era. La nueva luz se acerca y será creada después de la conflagración sagrada, equiparada a los últimos momentos del Apocalipsis. La posición en el número siete sugiere que el presagio indica la apertura del séptimo sello, el cual abre la puerta al tiempo de la Nueva Jerusalén.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario