El misterioso Xochicalco

Localizada en el suroeste de Morelos, Xochicalco fue sin duda una de las ciudades más importantes de Mesoamérica.
Xochicalco, que en lengua nahua quiere decir “lugar de la casa de las flores”, se asentó sobre un grupo de cerros bajos que fueron modificados para construir en sus cimas y laderas varios edificios de carácter cívico, religioso y habitacional, así como murallas, bastiones y fosos concebidos como elementos de defensa.El desarrollo y apogeo de esta ciudad-estado tuvo lugar durante un periodo relativamente corto, conocido como Epiclásico (650-900 d.C.), en el que surgieron nuevas formas de organización política, económica y cultural con motivo del declive de Teotihuacan como centro hegemónico; esto permitió la movilidad social, la reorganización de los asentamientos, distintas formas de relación e intercambio entre los pueblos y el crecimiento de otras ciudades, como Cacaxtla, Xochitécatl y Teotenango, en el centro de México, sin que ninguna alcanzara una supremacía comparable a la que había tenido Teotihuacan.
El crecimiento acelerado que caracterizó a este periodo, la inestabilidad política, el reacomodo de los centros de influencia y el predominio del militarismo llevaron a las ciudades del Epiclásico a un periodo de decadencia hacia el 900 d.C., lo cual explica en parte la corta duración del apogeo de Xochicalco, su destrucción violenta y posterior abandono.Entre los monumentos arqueológicos más importantes que encontramos en esta imponente zona arqueológica destacan:

Plaza de la Estela de los dos Glifos


Esta plaza es considerada el espacio cívico y religioso de la ciudad. Al centro de la misma se encuentra la Estela de los dos Glifos que representan el año “10 caña” y el día “9 ojo de reptil”.
Una peculiaridad de este espacio es su enigmática acústica. Al aplaudir desde el centro de la plaza, el sonido resultante es similar al que emite una guacamaya. Te divertirás intentando reproducir este curioso evento.
Pirámide de Quetzalcóatl
Uno de los edificios que resaltan por la belleza de sus relieves es la pirámide dedicada a Quetzalcóatl también conocido como “la serpiente emplumada”.
En las caras laterales de la pirámide notarás el alto grado escultórico que se desarrollo en el lugar. Se cree que esta ciudad fue habitada por una comunidad de artistas provenientes de diferentes regiones de Mesoamérica.

Plaza de los dos Glifos

Acrópolis

La ciudad esta organizada en distintas secciones de las cuales una corresponde a la llamada “Acrópolis”. Este conjunto arquitectónico situado en la parte más alta, fue morada de los gobernantes y sacerdotes. Otros patios como el que corresponde a la parte oeste, se destinó para el uso de temazcales o baños de vapor prehispánicos.

Acropólis

Juego de pelota

En Xochicalco hay tres juegos de pelota que puedes visitar al norte, sur y este del sitio arqueológico. El juego de pelota era un ritual muy importante para los culturas prehispánicas pues representaba su forma de ver el universo. Los jugadores simbolizaban a los dioses en una lucha cósmica.

Juego de pelota, Xochicalco

Observatorio astronómico


En la zona hay cuevas artificiales que los xochicalcas utilizaron con el propósito de estudiar el movimiento de los astros.
La cueva conocida como “El Observatorio” es una cámara con un orificio o chimenea en la parte más alta . Del 30 de abril al 15 de agosto, la luz solar entra a plenitud en la cavidad dibujando un hexágono en el piso a través del cual es posible ver el movimiento del sol.
Igual de sorprendente es el fenómeno que ocurre al colocar la mano debajo de la misma estela de luz, pues esta actúa similar a un sistema de rayos X que te permite ver una radiografía de tu mano sobre el piso de la cueva.

Observatorio Astrónomico

Museo de sitio

El museo de sitio de Xochicalco es digno de la majestuosidad del lugar. Además de contener toda la información recolectada de la zona arqueológica, es un edificio autosustentable que armoniza con el entorno.
Al anochecer, la terraza del museo se convierte en un mirador para el gran espectáculo de luz y sonido que se proyecta sobre las pirámides de Xochicalco.

¿Cómo llegar? Desde el Distrito Federal, toma la autopista México – Cuernavaca y enseguida la autopista 95 hasta llegar a la población de Alpuyeca, en donde encontrarás los señalamientos hacia el sitio arqueológico. Te recomendamos llevar ropa cómoda y ligera así como un buen sombrero o gorra y gafas para sol.
Horario de visita: lunes a domingo de 10:00 am a 5:00 pm

Post Author: Apromeci

Deja un comentario