Artesanas zapotecas utilizan horno sin humo para elaborar sus piezas en barro rojo

En los valles centrales de oaxaca, se espera el secado de piezas de barro rojo bajo el intenso sol. Cuando estén secas serán quemadas en un horno construido por el maestro japonés Yusuke Suzuki y que hace algunos meses fue entregado a la comunidad como donación.

Las mujeres artesanas antes de usar este inovador  horno, durante décadas quemó sus artesanías al aire libre, en contacto directo con el fuego, sufriendo quemaduras en su rostro , cabello y cuerpo, e inhalando el humo tóxico que producía la incineración de 500 kilos de leña en esta ocasión.

Desde Julio de este año, este método quedó atrás y estas “mujeres del barro rojo”, como se le conoce, son las primeras en Oaxaca en contar con un horno de leña de este tipo, construido con tabique, mortero y silicato de sodio por especialistas de la Escuela Nacional de Cerámica, durante 16 días, obra  ala que también se sumaron las artesanas.

Además del horno que ahora emplean estas 11 artesanas, en el país existen otros cinco similares, todos elaborados como parte de un proyecto que busca reducir las emisiones contaminantes que afectan al medio ambiente y a la salud de los artesanos.

Este tipo de hornos es una iniciativa que desde hace tres años impulsa la Escuela Nacional de Cerámica, quien fue la que financió la producción del primero de ellos, para lo cual trajo a México al maestro japonés Masakaku Kusakabe.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario