Para curar casi de todo,Melissa

La sabiduría de la naturaleza ha creado especies herbales dotadas de nutrientes y elementos que abarcan una amplia gama de usos para la salud humana. Una planta que se usa para diferentes condiciones como son reanimar cuando hay desmayo, en los problemas cardiacos, para calmar los nervios, en las náuseas del embarazo, en las crisis nerviosas, los zumbidos de oídos, dolores de cabeza, indigestión, dolores abdominales, ayuda a expulsar los gases y es reguladora intestinal en la acidez del estómago, gastritis, en el mal aliento, cuando el hígado está cansado y tiene escasa producción biliar, en la faringitis, estados gripales, en los problemas para conciliar el sueño, en la depresión porque sube el ánimo y disipa la melancolía, en todos los malestares que puedan acompañar a la menopausia y en los dolores de la menstruación entre otros usos, es la melisa (Melissa officinalis), planta de la familia Labiadas que es ampliamente recomendada, principalmente por la ausencia de efectos secundarios nocivos y un resultado de mejora casi instantáneo.

Melissa

También conocida por toronjil, crece durante todo el año, pero en verano desprende un característico aroma a limón, por lo que se emplea comúnmente en la cocina para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, platos de carne y de verduras, postres y confituras. También se puede usar para aromatizar el te de su preferencia. Como es de fácil cultivo, esta planta frecuentemente se encuentra en los jardines.

Esta facilidad de obtención, hace que su consumo sea muy frecuente para fines de relajación nerviosa por la tensión del estrés cotidiano, ya que tiene una propiedad sedante. Esta característica hace de la melisa una hierba que calma los nervios, dolores de cabeza y si se tiene alguna afección cardiaca, tranquiliza los músculos y reestablece el ritmo cardiaco, por lo que resulta confiable para la taquicardia, arritmias en general y fortaleciendo el músculo cardiaco.

También tiene un efecto regulador sobre los demás músculos del cuerpo y órganos internos, evitando o corrigiendo espasmos. Por ser ligeramente narcótico y analgésico puede servir para adormecer el dolor de muelas o de oído. En el caso de los cólicos menstruales, estimula el periodo y alivia el dolor por tranquilizar la musculatura del útero. Si se encuentra con insomnio, tomar melisa tranquiliza el cuerpo y la mente, propiciando  el sueño profundo para obtener un mejor descanso.

La manera más sencilla de administrar la Melisa o Toronjil es en forma de infusión, si se toma caliente, estimula el sudor en caso de resfríos y gripe, además posee efecto antivíricos comprobado, gracias a los polifenoles y taninos. Eficaz contra paperas, para facilitar la digestión, combate el herpes labial y otros virus. Aquellos quienes padezcan asma pueden reducir sus ataques tomando esta planta. Si se prepara en agua hirviendo, debe dejarse en ebullición entre 2 y 10 minutos. Luego de deja reposar unos veinte minutos en un recipiente tapado y antes de beberla es importante colarla.

La melisa se considera un buen afrodisíaco, pues aumenta el deseo sexual en la mujer. La ingestión de esta planta ayuda a superar la frigidez femenina. Es también muy apreciada como aromatizante en la fabricación de licores.

Su uso de manera externa tiene la capacidad de curar problemas externos de la piel por lo que puede utilizarse para curar heridas o llagas, en el caso de picaduras de abejas, avispas, hormigas u otros insectos, para eliminar el mal aliento masticando una hoja después de comer,

Si se sufre de indigestión, puede tomarle en infusión, ya que estimula el funcionamiento intestinal y mejora la digestión. La planta melisa es similar a la menta o la ortiga, y puede usarse aparte de hervida, como condimento en salsas ensaladas, carnes, sopas, verduras e incluso mermeladas, donde su sabor y aroma darán el toque adecuado.

Melissa

Fuera del uso alimenticio, puede colocar algunas ramas de melisa dentro de los armarios y roperos para aromatizar las prendas de vestir y alejar insectos. Colocando estos ramilletes en logares estratégicos del hogar, aromatizan el ambiente con su perfume cítrico.

La melisa se emplea muy a menudo en la fabricación de cremitas, tanto para la cara como para las manos, también puede usarla en el aseo diario pues diluirla en el agua con la que se baña le liberará de la tensión nerviosa que pudiera tener.

En general su ayuda como digestivo, antiespasmódico, sedante, antiséptico, antiviral, balsámico y cicatrizante es muy efectivo contra la inapetencia, gastritis, espasmos gastrointestinales y flatulencia. Su uso tanto seco como de hierba fresca, en infusión, en tintura, en forma de alcohol, aceite, compresas, bálsamos, etc., será de uso cotidiano una vez que lo conozca.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario