Laurel, coronando la salud

La vida del hombre ha estado acompañada por hierbas desde sus orígenes, descubriendo poco a poco sus propiedades y con lo que muchas de ellas han trascendido hasta nuestros días. Entre esos ejemplares podemos mencionar al Laurel (Laurus nobilis), planta originaria de Asia menor y del este Mediterráneo, desde donde fue traído a América después de haberse extendido por Europa.

En el Imperio Romano las hojas de laurel se empleaban para realizar las coronas triunfales de emperadores y generales victoriosos. La imagen de Julio César siempre aparece aureolada con esta hoja entrelazada. Para los griegos el laurel es un símbolo con el que se representa a los dioses de Olimpo, a poetas o ganadores, siendo una planta sagrada utilizada por el dios Apolo, dios de la luz y el sol, la verdad, la profecía, la medicina, la música, la poesía y las artes. Es por esto que el Laurel es símbolo del triunfo desde las antiguas culturas mediterráneas.

Hojas de Laurel

También era utilizado en ritos adivinatorios de pitonisas y sacerdotes, se utilizaba arrojando ramas al fuego o mascando sus hojas para favorecer el trance hasta alcanzar las visiones proféticas. La cultura popular confiere al laurel propiedades protectoras ante rayos, epidemias o malos agüeros, además de ser empleado en la cocina tradicional, por lo que era habitual plantarlo cerca de las casas, huertas o establos. Actualmente, las coronas de laurel se emplean en las ceremonias para honrar a los héroes fallecidos o para significar a personajes ilustres.

Las partes usadas de forma medicinal son las hojas y los frutos, los cuales se ha utilizado para dolores reumáticos, como auxiliar de la digestión, para la anorexia, alteraciones digestivas, espasmos gastrointestinales, meteorismo, bronquitis, enfisema pulmonar, asma, para combatir los resfriados, la bronquitis, catarros, gripes y reumatismo, además de utilizarse como tónico estomacal entro otras.

Las hojas de laurel en dosis grandes provocan vómito. Internamente se utiliza para tratar la histeria, la amenorrea o cólico . El aceite de laurel se usa externamente para aliviar golpes y dolores reumáticos. Como infusión, las hojas se han utilizado para abrir el apetito, y también para facilitar la menstruación. Las bayas se han usado en la preparación de varios productos para expulsión de gases. Puede tomar una taza antes de las comidas como aperitivo o después de las comidas como digestivo.

Inflamaciones osteoarticulares y pediculosis. Se pone la manteca o aceite de laurel directamente sobre las articulaciones. La pasta de laurel también se dice que vale para favorecer la dilatación de las parturientas y la madera de laurel se utiliza mucho en Andalucía.

Hojas de Laurel

En caso de quemaduras o reumatismo se puede usar aceite de laurel, resultado de macerar un puñado de bayas de laurel en una tacita de aceite de oliva. Después de unos veinte días, muela las bayas para exprimirles todo el jugo y filtre el líquido a través de una gasa. Conserve el aceite en una botella, en un lugar fresco y alejado de la luz directa.

Si se disuelve en una tina con agua caliente, puede resultar refrescante, además de antiséptico y relajante muscular por atrofia originada por reuma o simple cansancio. En la piel combate infecciones ocasionadas por hongos, tiene función bacteriostática y regeneradora de la epidermis en heridas, golpes, acné, quemaduras, úlceras, etc. 

Para la digestión difícil, ponga 15 hojas de laurel en 1 litro de agua muy caliente. Después de 15 minutos fíltrela y endulce la infusión con un poco de miel o azúcar. No beba mas de una tasa por día para prevenir intoxicación. Siempre recuerde acudir a su asesor herbolario para una correcta dosificación y supervisión de cualquier tratamiento.

Se usan tanto las hojas secas como tiernas, aunque son preferibles las hojas seca, que es cuando el sabor es más suave. Su aportación es básicamente balsámicos con un toque de fresco, dulce y picante. Las hojas tiernas son muy amargas y sólo se usan en adobos con vinagre, porque así se suaviza el sabor y aromatiza el guiso. También se utilizan sus frutos.

Hojas de Laurel

Crece silvestre en forma de arbusto, sino se podará llegaría con los años a crecer como un árbol con diminutas flores muy aromáticas. También sirve también para ahuyentar insectos y parásitos, por lo que se suele colocar en algunas macetas que sufren plagas una hoja de laurel, para mantener alejados de ella a los insectos no deseados.

Su longevidad, resistencia y gran tamaño, alcanzando hasta los 12 m de altura, hacen de este árbol un elemento ornamental presente en casas y jardines de forma habitual, estando su uso apoyado además por la creencia popular que asegura protección a sus habitantes contra los rayos de tormenta, epidemias y el mal de ojo.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario