Albahaca en la cocina y para la salud

La albahaca es una planta altamente fragante cuyas hojas se utilizan como una hierba de condimento para muchos tipos diferentes de alimentos.

Hay más de 60 variedades de albahaca, todas las cuales difieren algo en la apariencia y en sabor. Mientras que su sabor es brillante y penetrante, otras variedades también ofrecer sabores únicos: albahaca limón, albahaca anís y albahaca canela todos tienen sabores que reflejan sutilmente su nombre. 

Entre la infinidad de plantas que encontramos a nuestro alcance, la mayoría de uso en la cocina, pocas veces sabemos si tienen alguna propiedad benéfica para la salud. Es por esto que les daré a conocer las propiedades de la albahaca (Ocimum basilicum), planta de la familia de las lamiáceas que presenta hojas verde lustroso, ovales, dentadas y de textura sedosa; muy aromática, emite espigas y flores terminales de color blanco violáceo. Su uso en la cocina es muy común y se puede mantener fresca en el refrigerador guardada en una bolsa de plástico.

Albahaca

De la albahaca se usan sólo las hojas, frescas o secas. Las hojas frescas se usan enteras o picadas finas. Gracias a su sabor fresco es adapta para la preparación de platos a base de huevos, como las tortillas y los huevos revueltos; es excelente para los pescados o con las verduras. Las hojas secas se pueden usar para la preparación de jugos, estofados y sopas. Cuando se utilice la albahaca en cualquier platillo siempre es mejor agregar antes de servirlas, con lo que no perderán su aroma ni sabor.

Entre las propiedades curativas se puede encontrar que combate la depresión, el agotamiento, el insomnio y la jaqueca. Es digestiva, antiespasmódica, aumenta el apetito, dispepsias nerviosas, es carminativa, ayuda a la producción de leche materna. Es diurética y disminuye estados febriles. Se la utiliza como digestiva, contra espasmos gastrointestinales, es diurética, contra parásitos intestinales y en dispepsias nerviosas. También como vulneraría y para calmar irritaciones cutáneas. Antitusiva y eficaz contra la faringitis y laringitis. Se emplea en jaquecas de origen nervioso o digestivo, como sedante, desinflama aftas y pezones irritados. Activa el sistema inmunológico y aumenta los anticuerpos. Combate el acné. Se le atribuyen propiedades afrodisíacas. Es cicatrizante, analgésica, antiséptica y contra las inflamaciones osteo-articulares.
Se aplica en infusiones, cataplasmas, pomadas, tinturas, bálsamos, lociones, compresas, jabones, cremas, fresca y seca y en polvo.

Al ser usada como condimento de sopas, ensaladas, carnes blancas y rojas, pastas, estofados, guisos y salsas, es muy apreciada por el sabor y aroma que aporta. Para su uso en resfriados, las gripe, contra la depresión, el agotamiento, el insomnio, los problemas digestivos y dispepsias nerviosas e incluso como carminativa, se emplea en infusiones preparada con tallos y hojas; una vez hervido se deja reposar 5 minutos, se cuela y se agregar una cucharada de miel. Se debe beber 1 taza diaria durante dos semanas, dejar pasar una semana y repetir, así durante tres meses con lo que anulará el problema. Como carminativa se prepara con partes frescas bebiendo hasta que desaparezca el problema.

Para aumentar la secreción de leche en las madres, como diurético y para disminuir los estados febriles, es útil preparar 5 gramos de flores o 10 de hojas, hervir durante 5 minutos, dejar reposar y colar y se bebe dos tazas durante una semana. Para fortalecer el sistema inmunológico se prepara con flores frescas y se bebe una taza todos los días durante dos semanas.

Para combatir problemas infecciosos dérmicos, causados por bacterias y hongos, para el acné, o como antiséptica, se emplea en cataplasmas, tintura o bálsamo. Para lo primero, con 30 grs. de hojas frescas que se dejan macerar en agua por 6 horas, se le agregan 2 cucharadas de polenta o sémola y se envuelve con una gasa, aplicar durante 5 minutos tibia y cambiar. La tintura se prepara colocando 40 grs, de hojas y tallos en un litro de alcohol medicinal durante 6 días, se filtra y se guarda en frasco oscuro, se aplica en friccio­nes 3 veces por día. El bálsamo, se prepara colocando 30 grs. en un litro de aceite de oliva, en frasco oscuro, al mes se filtra y se encuentra listo para ser utilizado sobre las partes afectadas. La crema se realiza con 30 grs. de partes frescas machacadas en mortero y mezcladas con 50 grs. de crema base, 20 de cera de abeja y 30 de lanolina. Se mezcla todo y se calienta a baño de María a fuego lento durante 50 minutos. Se le puede agregar 20 ml de tintura que se evapora al baño de María. Se filtra en caliente y se coloca en recipientes oscuros. Se aplica en la zona afectada 2 o 3 veces por día.

Es con todas estas preparaciones que se pueden también atender dolores de cabeza, así como los dolores de oído, se cree que es afrodisíaco, y por ultimo al parecer ahuyenta las moscas. Se recomienda en los casos de estrés, para la tos y en casos de epilepsia. Para las tumoraciones y aftas bucales, se puede hacer un remedio casero tan solo moliendo las hojas de la albahaca y colocándolas sobre la zona afectada. En cuanto al olor de cabeza necesita 30 gramos de hojas, una taza de agua y hervirlo durante 7 minutos, se toma caliente y con ello sentirá los efectos por si mismo. La misma cocción tomada tres veces al día actúa como afrodisíaco.

Para los dolores de oído, se muelen las hojas y se humedece un algodón en su extracto y se coloca en el oído pero no profundamente, solo lo suficiente para que el líquido se desplace hacia el interior y exterior del oído.

Es el albahaca tan efectiva como pocas plantas, incluso hay un uso tradicional que la indica para ahuyentar moscas y mosquitos, solo con colocar unas cuantas ramitas en techo y paredes. En caso de picaduras de insectos, sirve colocando las hojas sobre las picaduras, con lo que las desinflama.

Las hojas son un tónico para los nervios y agudiza la memoria. Ellas promueven la eliminación de la materia catarral y la flema de los bronquios. Las hojas fortalecen el estómago y inducen a la transpiración abundante.

La semilla de la planta es mucilaginosa, que significa que su uso medicinal es estable.

El aceite esencial de albahaca es también de gran importancia dentro de los usos para la salud y como uso medicinal.

Las hojas son específicas para muchas fiebres. Durante la estación lluviosa, cuando la malaria y el dengue están ampliamente prevalentes, las hojas tiernas, cocidas con té, actúan como preventivo contra esas enfermedades. En el caso de las fiebres agudas, una decocción de las hojas hervidas con cardamomo en polvo en medio litro de agua mezcladas con azúcar y leche orgánica hace bajar la temperatura.

El jugo de hojas de albahaca se puede utilizar para bajar la fiebre. Extracto de sus hojas en agua dulce debe ser administrada cada 2 a 3 horas. Mientras tanto se puede seguir dando sorbos de agua fría. En los niños, es muy eficaz en la reducción de la temperatura.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario