Son indígenas, los mejores en robótica

Estudiantes del municipio de Gutiérrez Zamora han ganado competencias nacionales e internacionales

 

En la región indígena del Totonacapan, más 25 mil habitantes se han volcado en apoyo a su equipo triunfador. Los integrantes del campeonísimo son reconocidos en las calles y comercios y los vecinos los saludan con alegría. Los niños se les acercan y sueñan con convertirse en esos jugadores.

En un país donde el futbol es el rey de los deportes, en el municipio de Gutiérrez Zamora el equipo preferido y ovacionado se llama UTGZ Robotics, un conjunto de estudiantes de primaria, secundaria, CBTis y universidad que en 11 años ha ganado todas las competencias nacionales e internacionales: suman 160 trofeos conquistados en las áreas de diseño, construcción, programación, habilidades, excelencia, campeón de campeones y el premio de analistas.

Se trata de la Academia Estatal de Robótica de Gutiérrez Zamora, compuesta por 88 alumnos conformados por la UTGZ Robotics Steam Academy, respetada por algunos y temida en el mundo. Jóvenes de comunidades rurales, indígenas y de la propia cabecera municipal han hecho morder el polvo a representantes de Estados Unidos, China, Nueva Zelanda, Líbano y Canadá, entre otros.

“Aquí el secreto es nunca darse por vencido. Las derrotas sirven para superarlas”, afirma el profesor Abel Yradier Gómez Parra, uno de los coordinadores de la academia que imparte clases de manera gratuita.

UTGZ Robotics es un modelo exitoso coordinado por la Universidad Tecnológica de Gutiérrez Zamora al que se unieron todas las escuelas públicas de la localidad para generar una política de construcción de robots ganadores y de generaciones de jóvenes con una mentalidad triunfadora.

En la temporada 2017-2018 han obtenido 22 premios internacionales, entre ellos el Build Award, el Worlds Championship para VEX U, el trofeo de campeón de división, trofeo de primer lugar y trofeo de tercer lugar para VEX IQ.

Uno de sus robots está compuesto por tres mil 500 piezas; otro por cinco mil y el más avanzado con 7 mil, con los que han logrado dar verdaderas palizas a sus competidores. Cada alumno, que pasa al menos tres horas al día en los talleres, tiene una función definida, desde el diseño en computadora, hasta la programación, construcción y dirección del robot en las competencias.

 

CONSTRUYENDO LÍDERES

Las niñas y niños, con sus uniformes planchados y limpios, portan libretas con ecuaciones matemáticas y físicas que al ojo de una persona ‘normal’’ son incomprensibles, pero para ellos, en su mente, son los robots que derrotarán a sus contrincantes.

Se busca, explica Yradier Gómez, generar una educación integral, no sólo desarrollar conocimiento, sino construir liderazgos, pues aquí hay niños de 10 años que son los jefes de cada proyecto anual que se fija la academia.

“Cuando un alumno es bueno se entrevista a sus papás y si te dicen que en casa acomoda la ropa, asea el cuarto, se baña todos los días, no le rezonga a la mamá y cumple con todo para ser persona de bien y llena de valores, entonces es principal en el grupo”, detalla.

Cada año se abre la convocatoria para estudiantes de primaria hasta universidad que busquen lugar en la academia. Se les dan cursos especiales sobre matemáticas, diseño, ingenierías y del grupo inicial se selecciona a los que participarán en un proyecto anual de construcción de robots. Algunos ingresaron cuando iban en primaria y hoy que van en la universidad siguen en la academia enseñando a los nuevos reclutas.

Uno de ellos fue Emmanuel Juárez Lorenzo, un joven indígena de 22 años proveniente de Coyutla. Nació con su lengua materna el totonaco, en la primaria debió aprender el español para comunicarse con sus compañeros y maestros y hoy estudia inglés, requisito para competir en un UTGZ Robotics.

 

  • 160 premios  ha ganado el grupo de jóvenes indígenas expertos en robótica.

 

 

FUENTE:   eldiariodecoahuila.com.mx   

Post Author: Apromeci

Deja un comentario