MENTA, herencia medicinal

Existen muchas leyendas griegas que son ancestrales para los conocimientos de nuestro siglos. Una de ellas cuenta la historia de una ninfa llamada Menthe, amante del poderoso Plutón. La esposa de éste dios era sumamente celosa y al darse cuenta del amorío entre ellos, convierte a Menthe en planta. En los tiempos antiguos, la menta (Mentha popperita vas officinalis, Sole) fue la primera planta medicinal utilizada con fines afrodisíacos, en especial para las mujeres. Actualmente esa creencia todavía está latente y por eso no es raro que en las fiestas o cenas románticas, se utilice esta planta como condimento y saborizante natural.

Menta es el nombre común que se da a varias especies de plantas que pertenecen a la familia vegetal de las Labiadas, específicamente al género Mentha. Las mentas son originarias de África, China y Europa. ¡Por qué hablamos en plural? Porque existen diversas plantas que tienen el mismo nombre o se les llama de la misma forma. Por ejemplo, la menta por excelencia es la Mentha piperita o simplemente menta; sin embargo no es una verdadera menta en cuanto a pureza; pues es el resultado de un cruce que se produjo en Inglaterra a finales del siglo XVII entre la llamada menta acuática (Mentha aquatica L.) y menta verde (Mentha viridis L.) sin embargo, lo importante es saber que todas tienen propiedades similares.

El problema es que muchas veces se confunde la menta con la hierbabuena (Mentha piperita, L.). Esto se debe a que se pertenecen a un complejo género de plantas aromáticas que son las Menthas y que son una familia que agrupa cerca de 30 especies, muchas de ellas híbridas, que se confunden entre sí y que dan mucha dificultad a la hora de diferenciar las especies puras de las híbridas.

Reconocimiento ancestral

Hipócrates, reconocido como el padre de la Medicina, y Dioscórides investigaron las propiedades medicinales de la menta, obteniendo resultados muy importantes sobre el sistema digestivo. En el Imperio Romano esparcían las ramas por el suelo de las salas que servían de comedoras y que olían a putrefacción. Hipócrates mencionaba que … Desde épocas remotas, por lo común no faltaba la hierba buena en un rincón del huerto. Sus variedades son infinitas y si le hemos colocado el nombre Mentha sativa L. Ha sido más por el deseo de que no falte un nombre latino de referencia; asegurar que todas las hierbas buenas, pertenecen a esta estirpe no sería correcto…

A pesar de la gran cantidad de especies, híbridos y cultivos de mentas casi todas tienen componentes químicos similares. El más importante y conocido es el mentol, que ocupa el 80 % de la composición total.

Esta es la sustancia tiene propiedades antisépticas, los activos de la menta generalmente actúan contra los hongos. El aceite esencial completo tiene propiedades antivirales, analgésicas, descongestivas, antiespasmódicas, calmantes y principalmente digestivas. Las propiedades medicinales de la menta se pueden usar en migrañas, dolores reumáticos y musculares. También como estimulante del sistema nervioso, contra los dolores de la menstruación, diarreas, gastroenteritis, etc.

Otros usos

La menta es un estimulante suave del sistema nervioso, esto explica la razón de ser considerada un afrodisíaco. Además tiene diversos efectos curativos, entre los que podemos mencionar el mejoramiento de la digestión y el mal aliento; la disminución de las náuseas y ayuda a eliminar los síntomas del resfriado. Asimismo, la menta es una excelente materia prima ya que se emplea en pastas dentífricas, lociones para después de afeitar, desodorantes, recubrimientos en chicles y golosinas, así como saborizante en cigarrillos.

Se puede encontrar como ingrediente en insecticidas ya que, en el campo, pulgas y mosquitos, además de su efecto bactericida. Así es como la menta se diversifica en su significado de eticada y salud.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario