ZARAGATONA RUBIA. Los beneficios del mucílago.

dsc06578

 

DIOSCÓRIDES ERA UN MÉDICO Y FARMACÓLOGO GRIEGO que viajaba en compañía de las legiones romanas en calidad de médico militar. Esto le permitió recopilar valiosa información sobre las propiedades curativas de miles de plantas. Las obras de este famoso investigador completan 5 volúmenes, traducidos en 7 idiomas y, lo más destacable, fue reconocido como un manual básico para la farmacología hasta finales del siglo XV. Dioscórides recomendaba en sus libros las plantas que aliviaban eficazmente las enfermedades que aquejaban en aquella época; sin embargo estos consejos siguen vigentes. La zaragatona rubia (Plantago psyllium, L.) era una de ellas. Dioscórides la recomendaba ampliamente durante el siglo XX. Actualmente entra en la composición de diversos preparados farmacéuticos, principalmente contra el estreñimiento.

200px-dioscorides01

Generalidades

La zaragatona rubia se obtiene a partir de las semillas de dos especies de llantenes: Plantado psyllium y Plantago ovata, ambos pertenecientes a la familia de las poligonáceas. Estas semillas son muy ricas en mucílagos y fibras, que al momento de ingerirlas tienen la capacidad de absorber mucha agua e hincharse dentro del intestino. La zaragatona rubia es una de las plantas con mayor contenido en mucílago que se conoce, muy superior a la linaza ( Linum usitatissium, L.). Contiene también lípidos con esteroles vegetales, sales de potasio y oligoelementos. Estos componentes ayudan a combatir el estreñimiento, al provocar un aumento de peristaltismo o movimientos intestinales causados por el aumento de tamaño que produce esta sustancia al absorber agua, lo que conlleva la necesidad de evacuación.

Asimismo, los mucílagos de la zaragatona rubia ejercen una función suavizante sobre las paredes del intestino de manera que ayuda a evacuar de manera suave y sin irritar los tejidos. A diferencia de otros laxantes, la zaragatona rubia no produce ningún dolor o retortijones en el vientre. Otro beneficio que se le ha encontrado a estas semillas ha sido para combatir la diarrea. Paradójicamente los componentes de la zaragatona rubia reducen el exceso de agua en el intestino, le da una mayor consistencia a la materia fecal y ayuda a curar la diarrea. Estas propiedades pueden aprovecharse para tratar los problemas de colon irritable o colitis ulcerosa. Ayudan en el tratamiento de hemorroides al ablandar las heces, facilitando la evacuación. Esta misma propiedad resulta conveniente en otras afecciones rectales, como las fisuras anales o las inflamaciones del recto o del ano.

Fitoterapias

La fibra que contiene la zaragatona rubia también es empleada para quitar la sensación de hambre y puede utilizarse como un recurso para tratar los problemas de obesidad o en dietas de adelgazamiento.

Muchas veces el problema de la obesidad tiene mucha relación con el estreñimiento y la difícil evacuación. Los mucílagos de la zaragatona rubia crean una capa viscosa y protectora que recubre todo el interior del conducto digestivo, desde el estómago hasta el intestino grueso, ofreciendo con ello una acción antiinflamatoria sobre las mucosas digestivas. Esta acción resulta muy beneficiosa para las personas que tienen problemas de gastritis, úlcera gástrica o duodenal. Además calma la acidez y el dolor del estómago, y hace cesar los cólicos producidos por la mala digestión.

Para estos casos, las semillas de zaragatona rubia se pueden ingerir con agua en abundancia antes de cada alimento, produciendo una sensación de plenitud y saciedad en el estómago, disminuyendo el apetito.

Otros beneficios

Además se ha comprobado que el mucílago de zaragatona rubia disminuye los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre. Algunos estudios indican que esta acción puede darse debido a que obstaculiza la absorción de las grasas en el intestino delgado, evitando que éstas lleguen al sistema venoso. Al mismo tiempo la zaragatona rubia, al eliminar colesterol, no deja que parte de este se deposite en la vesícula, por lo que también previene la acumulación de piedras en esta parte.

El mucílago de la zaragatona rubia actúa como antiinflamatorio sobre las mucosas urinarias. Ayuda a calmar las molestias de la cistitis y favorece la regeneración de la mocosa irritada. Aplicada localmente en forma de cataplasma, protege y desinflama la piel irritada en casi de eccema y erupciones o dermatosis. Es cicatrizante cuando se aplica sobre quemaduras, heridas o úlceras varicosas. También se usa en cosmética para la belleza de la piel.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario