Buscará UNAM Morelia preservar juegos prehispánicos

Los juegos prehispánicos tradicionales son una fuente generadora de vínculos comunitarios, promueven el sano esparcimiento y la competencia de habilidades entre los participantes, ayudan a liberar el estrés, entretienen y desarrollan capacidades cognitivas como la memoria, la concentración, el uso de estrategias, la destreza física y mental. De ahí la importancia del proyecto “Tradiciones lúdicas”, que tiene el propósito de analizar, investigar, rescatar, promover y difundir estas artes tangibles e intangibles como parte de nuestro patrimonio cultural nacional, afirmó Alejandro Olmos Curiel, profesor de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) unidad Morelia de la UNAM.

nota1México cuenta con diversas variantes de juegos y competencias para niños, tanto físicos y de estrategia, como nemotécnicos, o bien el clásico juego de la pelota (purépecha, de guerrero, mixteca, tarahumara y de Sinaloa), los juegos de azar, habilidad técnica (en algunos casos) y destreza mental (purépecha, nahuas, tarahumaras, kumiai, papai y mayas). Michoacán, no se queda atrás, los niños juegan peleche, gato, canicas, balero y rayuela, entre muchos otros, incluso, sin importar la edad y el sexo, los habitantes se animan a jugar las pelotas de trapo, de piedra, de fuego y tarasca. También, practican juegos de azar y destreza mental muy arraigados, como elTembeni Iumu, entre las comunidades de la Ciénega de Zacapu; el K’uilichi Ch’anakua, en la meseta tarasca; o el Palillo, en Zinapécuaro.

Las tradiciones lúdicas son el conjunto de costumbres y prácticas sociales alrededor de actividades de esparcimiento, previamente reglamentadas, y en base a creencias, mitos y valores, así como evidencias materiales arqueológicas, históricas y etnográficas. En los pueblos indígenas, se promueven eficazmente estos juegos , y a pesar de que algunos se encuentran en peligro de desaparecer, se procura arraigarlos lo más posible.

En la labor para preservar dichas costumbres, participan diversas instituciones, como la UNAM, quien apoya con investigaciones, de igual forma lo hacen las entidades gubernamentales que brindan apoyo económico para organizar torneos, y también existe el apoyo por parte de asociaciones civiles, como como la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Tradicionales A.C., quienes organizan campeonatos nacionales.

Olmos Curiel dijo: “Generamos una base de datos para registrar las reglas de juego, investigar evidencias arqueológicas relacionadas, fuentes documentales, realizar analogías etnohistóricas y etnográficas, así como cursos y talleres entre estudiantes, abiertos al público en general, también nos dedicamos a la producción artesanal de tableros y palillos, para el caso de juegos de azar y destreza mental, y contemplamos incluso la creación de bastones y pelotas para practicar en nuestras instalaciones el tradicional uarukua” (‘pelota de trapo y fuego’). Así mismo agregó, “Nos proponemos concretar publicaciones académicas, enlaces interinstitucionales y de vinculación comunitaria para la generación de proyectos de bien común y para la vida académica de la ENES Morelia”.

Cabe mencionar que el proyecto se realiza en conjunto con Félix Lerma, académico, dentro del Laboratorio de Historia del Arte, vinculándola con otras dos de nombre “Materiales didácticos” (creaciones nuevas) y “Arqueología experimental” (recreaciones).

Al día de hoy se han identificado más de 40 piedras grabadas en Michoacán con este tipo de juegos de azar y destreza mental, así como su representación en distintos códices mixteco-zapotecos y varias descripciones de cronistas durante la época colonial, también se ha contrastado el caso del K’uilichi Ch’anakua con otra clase de juegos similares como el Tambeni Iumu, el Patolli (mexica) y el Bull (maya).

Fuente: Quadratin

 

Post Author: Apromeci

Deja un comentario