Ofrenda Prehispánica.

El pasado 31 de octubre por motivos de la celebración del día de muertos se llevó a cabo en el centro histórico una ofrenda prehispánica. Cita a la que acudieron danzantes que cubrieron la calle de Gante con flores de cempoaxochitl, danza y tradición.

La muerte para los antiguos mexicanos era muy importante ya que eran sociedades guerreras, para ellos morir no era el fin de la existencia, si no, era la oportunidad de vincularse con la madre tierra, la veían como una forma de trascender.

En la ofrenda “Micaihuitl del día de muertos” se ponen flores de cempoaxochitl, que es muy representativa para esta fecha, simboliza al sol, sus pétalos son sus rayos, pero también representan el tonalli, el alma, el espíritu de los que han partido y que vienen a visitarnos.

En el altar no pueden faltar los elementos esenciales como el fuego, cirios, flores, se traza un camino en dirección al norte que lleva al Tzompantli,  un muro de cráneos que representa el Mictlan, uno de los 4 lugares a donde iban los muertos, el camino es iluminado por veladoras, en él ponen las representaciones de los 9 niveles del inframundo, niveles que las almas tenían que recorrer para llegar a su destino.

Al comenzar la ceremonia los danzantes tienen que pedir permiso a los cuatro rumbos cardinales en lengua Nahuatl, y comienzan con la danza para ofrendar su trabajo a sus ancestros, de esta forma los invocan para que estén allí y así lograr tener contacto con las energías y lo espiritual.

El ritual transporta a los danzantes y a los espectadores a otra época, logra ponerlos en sintonía con su pasado, con el legado que han dejado los antiguos mexicanos y con orgullo vemos las tradiciones que a aun conservamos.

Este es un ritual de día de muertos que lleva por nombre Micailhuitl, en ella se recuerda a los que partieron con danzas y ofrendas.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario