Declaración de la ONU sobre los Derechos de Pueblos Indígenas

La Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó en 1994, que el 9 de agosto se declarase como el día internacional de los pueblos indígenas. A lo largo del mes a nivel mundial diversos organismos e instituciones llevan a cabo infinidad de eventos relacionados a los pueblos originarios, para hacer énfasis en algún tópico en particular que se define para cada año.

En 2017 la celebración fue centrada en el décimo aniversario de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que sirve como documento guía, logrado después de un trabajo colectivo y consensado de más de 20 años en el cual se estableció “un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas y, por otro, se expone en detalle cómo se aplican a la situación particular de los pueblos indígenas las normas existentes de derechos humanos y las libertades fundamentales.”

México como parte de este organismo multilateral adopta esta declaración de buena fe, además que otros instrumentos como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales, aprobado y decretado en 1990 por el Senado de la República, tiene un carácter vinculante en nuestra legislación. La celebración principal encabezada por el presidente Peña Nieto se realizó en Chiapa de Corzo el 6 de agosto.

En el ámbito local de acuerdo a la Ley de Derechos y Cultura Indígena del Estado de Baja California, el 9 de agosto de cada año, se tiene que celebrar en la entidad el Día de los Pueblos Indígenas de Baja California. Aparentemente a nivel Estatal este año no se llevó a cabo ninguna celebración tal como la manda la citada ley salvo los ayuntamientos de Tecate, Rosarito y Ensenada que llevaron a cabo eventos para conmemorar la fecha.

Coincidentemente esta ley indígena fue promulgada en 2007 al igual que la declaración de la ONU. Basándose en el Artículo Segundo de la Carta Magna Nacional se buscaba el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios en nuestro estado pero por cerca de 9 años ha sido letra muerta, pues los objetivos para los que fue planteada están lejos de realizarse.

Durante la XXI Legislatura Estatal activistas y líderes indígenas con acompañamiento de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) buscaron el reconocimiento pleno de sus derechos a través de la Armonización de la Constitución Local del estado con el Articulo Segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual reconoce la composición pluriétnica de nuestro país además de los derechos que se les deben respetar a los grupos étnicos nacionales.

El 20 de septiembre durante la penúltima sesión de la XXI Legislatura se aprobó finalmente la modificación al apartado A del Articulo VII de la Constitución Local en el cual se asumen a plenitud todos los derechos, prerrogativas de los pueblos y comunidades indígenas enumerando y reconociendo a los: Kiliwas, Kumiai, Pai pai, Cucapá y Cochimí además de los miembros de pueblos de otros estados que residan temporalmente o permanentemente en el estado. Nuestra entidad ha sido una de las ultimas en implementar esta armonización.

Una vez reconocidos en la Constitución el reto es que la legislación se llevé a la práctica y el Estado junto con los Municipios establezca las instituciones y las políticas públicas requeridas para lograr el desarrollo integral de los pueblos indígenas pero sobre todo a través de programas y presupuestos específicos.

 

FUENTE: elvigia.net 

Difunde este artículo:

Deja un comentario