Piden que la herbolaria mexicana sea reconocida por la UNESCO

Piden que la herbolaria mexicana sea reconocida por la UNESCO, pero antes se debe garantizar que la producción de tratamientos herbolarios siga siendo posible

 

 

La Federación Nacional de la Industria de Herbolaria y Medicina Alternativa, Tradicional y Naturista (FNIHMATN) apoya la propuesta realizada recientemente por el Partido Verde Ecologista ante el Senado de la República, para solicitar a la UNESCO que la herbolaria mexicana sea reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. De hecho, la herbolaria mexicana está reconocida como un derecho cultural y de salud de los mexicanos en la Carta Magna de nuestro país y en la reciente Constitución de la Ciudad de México, con el objetivo de que se fomente su desarrollo. Sin embargo, nada de esto sirve ni será posible mientras los artículos 215 y 216 de la actual Ley General de Salud sirvan tan sólo para obstaculizar la producción y comercialización de tratamientos herbolarios, comenta Emmanuel Zúñiga, presidente de la FNIHMATN.

“Los artículos 215 y 216 de la Ley General de Salud establecen una serie de normas de etiquetado y de condiciones de producción que sólo pueden ser logradas por los grandes laboratorios farmacéuticos, y que resultan imposibles para los pequeños laboratorios que producen los tratamientos herbolarios con plantas medicinales y con base en recetas milenarias. De hecho, la Ley está condenando el sector herbolario al fracaso y la extinción”, dice Zúñiga.

Ciertamente es importante reconocer la relevancia cultural de nuestra medicina herbolaria pero antes es necesario revisar urgentemente que existan las condiciones necesarias para que los campesinos puedan seguir sembrando, recolectando y vendiendo las plantas medicinales (en lugar de esto hay una lista de 432 hierbas prohibidas sin que se hayan presentado estudios que justifiquen su prohibición), que se tenga acceso a estas plantas para la investigación y que exista una regulación acorde al sector –un sector constituido por micro y medianas empresas en su mayoría familiares- para la producción y comercialización de tratamientos y productos herbolarios.

“La medicina herbolaria –por su riqueza cultural y por ser una alternativa real de salud- merece ser reconocida, pero antes necesita poder seguir existiendo, poder seguir siendo una realidad”, concluye Zúñiga.

Sobre la FNIHMATN

Representa a los campesinos que siembran y recolectan plantas medicinales así como a los productores de remedios, tratamientos y suplementos alimenticios con ellas elaborados, a los locales que los comercializan y a los terapeutas que los usan y recomiendan. Su objetivo es defender, preservar y difundir la medicina tradicional indígena herbolaria así como las medicinas naturistas y alternativas que de ella se desprenden o que de alguna forma hacen uso de las hierbas y plantas cosechadas por los campesinos mexicanos. La FNIHMATN es la voz de agricultores, recolectores, productores, fabricantes, distribuidores y vendedores de plantas medicinales y productos de medicina naturista que con el propósito de conservar la vasta tradición herbolaria en México, reclaman el reconocimiento de su importancia.

FUENTE: desdepuebla.com

Difunde este artículo:

Deja un comentario