Higuerilla, de maleza a salvadora

La Higuerilla o ricino, corresponde a Ricinus communis, L., planta originaria de África tropical (Abisinia) y posiblemente de la india; y se ha extendido en los climas cálidos de todo el mundo, es de la familia Euforbiaceae, que según sus variedades se presenta como árbol, arbusto o hierba. La planta procede de África pero se ha hecho silvestre en muchas regiones cálidas de nuestro país, incluido el Estado de México, donde nace, crece y se reproduce en todos los predios baldíos de las ciudades y poblados así como a la orilla de carreteras.

Tipicamente es una planta herbácea alta a veces algo arbustiva, de color verde claro a azul grisáceo, en ocasiones rojiza mide hasta 6 metros de alto, su tallo es engrosado y ramificado, sus hojas son lamina casi orbicular de 10 a 60 centímetros. Requieren sol directo o media sombra. Se desarrollan en climas cálidos a templados y en ambientes subhúmedas.

Crece en estado silvestre con temperaturas medias de 21 a 27 grados Celsius, es una especie resistente a heladas ligeras, pero no resistente a heladas severas o muy prolongadas. Es una planta resistente que tolera varias condiciones de suelo ya sea como cultivo o arbusto de ornato, soporta suelos pobres en nutrientes pero para su mejor desarrollo requiere suelos con materia orgánica y buen drenaje.

Su crecimiento es de medio a rápido son externas y profundas pero no afectan banquetas o construcciones. Tienen alta capacidad de reproducción. Sus semillas son toxicas para el hombre y el animal herbívoro, contenen aceite fijo (oleum ricini) en porcentajes del 35 al 55% principalmente constituido por los glicéridos de los ácidos ricinoleico, iso-recinoleico, etc; también ricina y ricinina, la primera es una fitotoxina sumamente venenosa, por vía endovenosa y menor por vía oral, aun que esta última vía puede ocasionar la muerte; su actividad desaparece por acción del calor moderado; el segundo es un alcaloide de fórmula C8H8N2O2.

En las semillas contiene grasas hasta un 70%, de los cuales el 68% es tricinoleína, un glicérido del ácido ricinoleico; proteínas hasta un 20%, ricina, se trata de una albúmina muy tóxica que tan solo a dosis de 0,03 gr. Es letal (unos 25 gr. de semillas); enzimas, con presencia de lipasa; vitaminas, alfa-tocoferol (vitamina E).

 

USOS Y PREPARACIONES

Su aceite se emplea para combatir trastornos digestivos, “erisipela”, gripe, inflamación de la matriz, dolores estomacales, heridas, inflamaciones, abscesos, reumatismo y también como purgantes. Sin embargo, puede se tóxico debido a que contiene “alcaloides” para aliviar padecimientos físicos. La raíz tiene propiedades que ayudan a disminuir la fiebre

Se usa en casos de estreñimiento rebelde y parásitos intestinales: sacar el aceite de la semilla (después de haberla pelado) aproximadamente de dos a tres onzas (medirlo con un biberón); agregarle otros aceites para disminuir el sabor desagradable. Dar a tomar con leche caliente. –Adultos: 6 cucharadas. –Niños: 2 cucharaditas.

Golpes, inflamación y dolor de mamas: se coloca en cataplasma las hojas necesarias para cubrir la zona adolorida o inflamada. Fiebre: Coloque las hojas de la higuerilla untadas con manteca en los pies y el abdomen. El aceite de ricino sirve para curar el empacho, se toma media cucharada del aceite y se espera a evacuar. Las hojas son utilizadas para bajar la calentura, se colocan hojas en el estómago y manera de plantillas se pone una hoja en cada pie.

Para el dolor de cabeza se coloca una hoja sobre la frente. En la hernia estrangulada y lombrices intestinales, se toma como té. Aumenta la secreción láctica en mujeres con niños lactantes, se colocan sobre los pechos cataplasmas de hojas previamente maceradas en agua caliente. Ayuda a detener la caída del cabello, caspa y seborrea, se mezclan 40 gr. de aceite de ricino y 100 gr. de jugo de ortigas, se fricciona con esa mezcla el cuero cabelludo. Cuando se esta enfermo del hígado, se presenta atrofia hepática o cirrosis hepática, se pueden atacar la enfermedad con una dosis de aceite de ricino aproximadamente 30 a 40 gr. para adultos y de una a dos cucharadas para niños.

En caso de reumatismo se emplea una tintura hecha con 50 gr. de hojas frescas en 10 gr. de alcohol, se macera una semana, se filtra y se aplica localmente sobre las articulaciones. Su efecto purgante (cuando se consume de forma moderada) produce evacuaciones sin cólicos ni irritación intestinal, de ahí su utilidad en los niños y en personas delicadas. Los tallos se utilizan para la fabricación de papel. Las semillas como aceite lubricante técnico importante para la manufactura de jabones y tinturas.

EL RECINO Y EL EMPACHO

1.- Cortar la hoja de higuerilla. Se lava, pone al lado manteca y bicarbonato.

2.- Se coloca al paciente en posición boca arriba y se le unta la manteca y el bicarbonato a la hoja.

3.- Se coloca la hoja y se observa que quede bien sobre el estómago cubriendo el ombligo principalmente.

4.- Se cubre por último con la misma camisa o una venda y se espera que la planta realice su efecto.

5.- Se retira cuando la planta toma un color verde oscuro y se quema. Termina el procedimiento y si vuelve la fiebre se repite la acción.

CONTRAINDICACIONES

No se debe comer la semillas y tomar el aceite en exceso por que puede provocar vómitos y convulsiones, por ello es necesario tener cuidado con sus uso ya que su componente fototóxica es sumamente venenosa.

Difunde este artículo:

Deja un comentario