Dramática situación de reos indígenas

reos-2

 

La mayor de las veces olvidados de sus familias, de las que se separaron para “conquistar” la “gran ciudad capital” y proporcionar a sus hijos, esposas, madres, padres y otros parientes un mejor futuro, cientos de indígenas permanecen en los reclusorios de la capital del país, en espera que de que alguna “mano generosa”, como en estos casos es la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, les ayude a recobrar su libertad, de la que generalmente fueron privados de manera injusta y arbitraria por parte de “quienes más saben y tuvieron acceso a la letra”.
“Durante el presente año la dependencia ha sometido a revisión 184 expedientes de reos indígenas y de estos a 22 se les gestionó su libertad anticipada, lo que llenó de júbilo a igual número de hogares, a los que los beneficiados retornaron arrepentidos de haber venido a la Ciudad de México en busca de trabajo y dinero, sin lograr ninguno de los dos objetivos”.
Entre los indígenas que lograron su libertad anticipada destaca Amado, mazateco de 46 años, originario de Oaxaca, quien llegó solo a la Ciudad de México en busca de una mejor calidad de vida, la que, obviamente, no logró, sino todo lo contrario, ya que fue acusado, por uno de los honres con los que vivía, un taxista, de un supuesto robo de 350 pesos, hecho por el que fue remitido por la policía ante el Ministerio Público.
“Antes de cumplir las 72 hora que marca la ley para ser consignado, el taxista le otorgó el perdón, no obstante, el hombre de origen indígena fue trasladado al Reclusorio Sur, donde se le dictó una sentencia de cuatro años y seis meses o el pago de 5 mil pesos para su liberación anticipada, pero al no contar con familia ni recursos económicos pasó un año y dos meses privado de su libertad”, puntualizó Angelina Hernández, directora general para los Pueblos y Comunidades de la SEDEREC.
“Para el gobierno del doctor Miguel Ángel Mancera, es importante implementar acciones que garanticen los derechos del acceso a la justicia a la población indígena que vive en la Capital Social sin importar su lugar de origen”, puntualizó la funcionaria, quien asentó que esta acción forma parte del programa Intercultural y de Equidad para los Pueblos y Comunidades que se realiza en colaboración con la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, la Defensoría Pública y la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas del GCDMX.
Destacó que la SEDEREC, bajo el mando de la maestra Rosa Icela Rodríguez Velázquez, destina hasta 10 mil pesos por persona para apoyarlo en el pago de multas, fianzas, reparación del daño o sustantivo de la pena; posterior a ello se gestiona la liberación y se presenta la exhibición del billete de depósito ante la autoridad competente.
“Una vez liberados, personal de la Secretaría les apoya para su trasladado a un albergue, en donde puedan dormir y posteriormente se les da acompañamiento para lograr su reinserción social. De igual forma, se da seguimiento para que terminen de realizar sus trámites ante la autoridad, así como para obtener identificaciones oficiales, las cuales les permitirán concluir con el papeleo respectivo”.

 

FUENTE: unomasuno.com.mx

Post Author: Apromeci

Deja un comentario