Suena la música con múltiples lenguas

 

1376773Con un extracto de cómo fue creada la Tierra según el Popol Vuh, libro sagrado de los Mayas, inició la presentación “De Mongolia a la Patagonia, un origen, muchas lenguas” en el Foro de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), un evento para celebrar las lenguas tradicionales del mundo.

Ataviados en trajes típicos —algunos con toques modernos—, con instrumentos tradicionales y guitarras eléctricas, baterías y teclados, se presentaron los seis grupos que trasladaron al público a distintas partes del mundo, con sus cantos en lenguas como el inuit, el quechua y el mongol.

Primero, la potente voz de la vocalista de Tonolec llevó a los asistentes a la Argentina de los indios Toba, con una canción que alababa su labor y refrendaba que la tierra era de ellos. Enseguida, y en mongol, Ajinai mostró una combinación de rock y música tradicional. Mientras que el dúo de Rasmus Lyberth —los menos folclóricos de todos, ya que no vestían trajes típicos— demostró que el rock también se canta en inuit.

Sak Tzevul, procedente de Chiapas y en lengua tzotzil, prendió a los asistentes con un rock mucho más pesado, dejando el camino para que el grupo Uchpa, de Perú, mostrara que este tipo de música también puede ser “cool” en quechua.

Los más esperados, por ser los locales, fueron Venado Azul, a quienes el público ovacionó y pidió una canción más. Ellos, vestidos en sus trajes wixárikas, cantaron en español y con un ritmo mucho más tradicional.

Y, para deleite de los asistentes, Rubén Albarrán sí cantó, pero con un tono mucho más relajado que en sus conciertos y con un grupo distinto: Tzotzonalli, quienes con instrumentos rudimentarios acompañaron al vocalista.

A pesar de que el evento estuvo un poco desolado, en comparación con otros realizados en el Foro FIL desde el inicio del encuentro librero, los asistentes se emocionaron y alentaron a los artistas que, aunque en otra lengua, hablaban un mismo idioma: la música.

FUENTE: informador.com

Difunde este artículo:

Deja un comentario