La ORTIGA contra el Alzheimer y la rinitis alérgica

La ortiga combate el veneno de animales ponzoñosos. Incrementa la calidad de la leche materna y la calidad nutritiva de los guisos en los que se incluye.

ortiga2 En clara de huevo se remoja la planta o el polvo de la planta y se hace un emplasto en el vientre para eliminar la amenaza de aborto. Se sugiere aspirar la planta en polvo para combatir la hemorragia nasal, pues es vasoconstructor. También la actividad del páncreas y estómago se regularizan tomando este té pues elimina diarrea y estabiliza el nivel de glucosa, asimismo elimina la caspa y la caída del cabello. Incluso, ayuda a eliminar bochornos.

ortiga1 Estimula la actividad sexual y favorece la erección viril. Los varones de más de 40 años pueden incrementar su vigor y fuerza sexual eliminando la impotencia tomando ortiga y saw palmetto. Se sugiere además la ortigueada local en glúteos y vientre. Esta planta combate el Alzheimer, con paños de algodón remojado con la infusión y colocados sobre la ciática permite la regeneración de cartílago en la artrosis. Permite que se aclaren las pecas que manchan la piel, aquí se sugiere combinar la infusión con arcilla para aplicarla localmente y además tomar el té. Es muy útil para fortalecer las uñas, combatir arrugas y las bolsas debajo de los ojos. Se recomienda tomar el té de la hierba y además aplicar localmente con arcilla volcánica gris.

  • Una fórmula para combatir la sinusitis es:
  1. Fumaria
  2. Ocotzote
  3. Copal blanco
  4. Eucalipto
  5. Hierba del Golpe

ortiga3Esta fórmula permite combatir el dolor de la nariz, las bolsas debajo de los ojos, el dolor de oídos y cabeza.

Esta planta es un auxiliar para combatir problemas de riñones, urea alta, depresión y quistes en el hígado.

  • Al cuero cabelludo le brinda brillo y volumen. Se puede aplicar la siguiente fórmula:

A medio litro de agua mineral y medio litro de vinagre de Kombucha se le agrega un sobre de ortiga y se aplica localmente con masaje.

La ortiga combate el síndrome premenstrual, la rinitis alérgica o fiebre de heno.

Difunde este artículo:

Deja un comentario