Naturismo efectivo contra la obesidad

Para tratar de manera efectiva la obesidad hay un abordaje terapéutico, las medidas a adoptar son un tratamiento nutricional, actividad física, psicoterapia en su caso, tratamiento farmacológico y/o fitoterápico. Con el empleo de las plantas medicinales se puede incrementar el metabolismo corporal para de esta forma aumentar el gasto energético que llevará a un balance negativo de calorías, favorable a la reducción del peso. También se puede disminuir el apetito actuando a diversos niveles. O puede reducirse el aporte calórico de los alimentos.

obesidad1 Es posible, además, actuar sobre pautas de comportamiento como ansiedad, depresión, etc., que muchas veces pueden predisponer a la obesidad.

Le dejamos el listado de acciones que debe tomar en cuenta para lograr su sueño de dejar la obesidad atrás. Haga usted su propia formulación:

  1. Plantas estimulantes del metabolismo

Entre otras algas las más destacables son Focus y Laminaria, que mejoran el metabolismo tiroideo y tienen efectos laxantes y saciantes por la presencia de polisacáridos no absorbibles. Té y café, por su contenido en bases xánticas que ejercen un incremento de la termogénesis y un efecto inhibidor del apetito, así como Mate y Guaraná.

  1. Plantas saciates y de arrastre

Se incluyen las plantas y subproductos con alto contenido en mucílagos o fibras no absorbibles, cuyo efecto se basa en sus propiedades de laxación mecánica, de saciedad e inhibición del apetito y en la capacidad de interferir en la absorción de los glúcidos y las grasas. Para que actúen eficazmente y evitar obstrucciones deben tomarse con abundante cantidad de líquidos, unos 30 minutos antes de la ingesta, y se recomienda tomar previamente una pequeña cantidad de alimento para retardar el vaciado gástrico.

Son plantas y subproductos con fibra soluble o mucílagos, entre otras, Goma guar, Agaragar, Llantén, Zaragatona, Chitosán, Pectinas, Salvados especialmente eficaz el de avena, Semillas de lino. Laminaria, Fucus, Espirulina, etc.

  1. Plantas que interfieren en el metabolismo intermediario

En realidad, no se trata de un grupo de plantas sino de una sola, garacinia cambogia, que presenta un interesante efecto lipolítico y regulador del apetito, como concuencia de su alto contenido en ácido hidroxicítrico.

La inhibición que este ácido ejerce sobre la enzima citratoliasa, origina una reducción en la síntesis y formación de grasas, colesterol y triglicéridos, una disminución del apetito y un aumento de la combustión de lípidos.obesidad2

  1. Plantas laxantes

Facilitan o aumentan el tránsito intestinal,c on lo que la absorción de los nutrientes e menor y por tanto el efecto laxante más habituales que se encuentran indebidamente en algunas fórmulas son Cáscara sagrada, Frángula, Ruibarbo o Sen.

  1. Plantas diuréticas

Como es frecuente que la persona que padece sobrepeo u obesidad retenga además liquidos, las formulacions a base de plaantas destinadas a controlar la obsidad suelen incluir plantas diuréticas.

Entre las más conocidas y utilizadas: Abedul, Alcachofera, Brezo, Cola de caballo, Enebro, Estigmas de maíz, Fresno, Gayuba, Grama, Grosellero negro, etc.

  1. Plantas tranquilizantes

Aunque no ejercen efecto directo sobre el metabolismo, se razona su inclusión a la hora de afrontar la obesidad y sus complicaciones, son plantas tranquilizantes, entre otras posibles, Azahar, Espino blanco, Hierba luisa, Lúpulo, Manzanilla, Melisa, Pasiflora, Tila, Valeriana y Verbena.obesidad3

  1. Plantas drenadoras y protectoras hepático-biliares

Las personas afectadas de sobrepeso frecuentemente presentan una sobrecarga hepática que origina o condiciona la existencia de problemas dispépticos, propios de una digestión difícil y laboriosa.

Son plantas hepatoprotectoras y colerético-colagogas: Alcachofera, Coldo, Cardo mariano, Cúrcuma, Diente de león, Fumaria, Olivo, Ortiga, Rábano negro, Romero, Té, Tilo y Tomillo.

  1. Vinagre de manzana

Incluimos para terminara unas líneas sobre el vinagre de manzana, elaborado por fermentación natural de la sidra de manzana, apreciado remedio a lo largo de la historia que tras haber sido olvidado e incluso denigrado vuelve a ser utilizado profusamente en la actualidad.

El ácido acético de manzana es eficaz para la regulación de la composición de los líquidos corporales por su efecto diurético, como reconstituyente y para la desintoxicación y regeneración del organismo. Las personas con sobrepeso aprecian el vinagre de manzana porque contribuye a controlar el peso.

Difunde este artículo:

Deja un comentario