MANZANILLA, para las alergias externas

Es inevitable que cada día nuestro cuerpo tenga contacto directo con sustancias contaminantes, productos químicos, líquidos tóxicos, polvo, contaminación, etc.

nota Los síntomas resultantes a esta peligrosa exposición se desarrollan en los principales órganos externos: ojos, nariz y oídos.

En el caso de los ojos, los párpados crean secreciones para eliminar cuerpos extraños que se hayan alojado en la zona ocular durante el día. Algunas veces son tantas las secreciones que forman costras, perjudiciales para los párpados y la córnea.

En el caso de los oídos, algunas sustancias líquidas, agua contaminada, bacterias y virus inflaman la parte interna provocando un insoportable dolor y puede resultar peligroso si no se atiende inmediatamente.

manzanillaEn la nariz, muchos contaminantes que viajan en el aire provocan irritación en los tejidos internos de los senos nasales. Se siente picazón dentro de la nariz y los olores se distorsionan durante el día. Al final, se puede padecer enfermedades crónicas como resfriados, bronquitis o asma.

Para estos casos, debemos utilizar una planta medicinal muy eficaz para las infecciones, irritaciones e inflamaciones externas.

La manzanilla es una especia que todos conocemos como panacea para la inflamación.

manzanilla1Sus excelentes propiedades se conocen desde hace más de 4 mil años, cuando los egipcios la veneraban como una hierba sagrada.

Hoy en día, la ciencia ha descubierto que la manzanilla es un excelente antialérgico y antihistamínico natural que de forma externa, ayuda a evitar inflamaciones e infecciones de ojos, nariz y oídos.

La manzanilla está especialmente indicada para auxiliar en casos de asma, fiebre del heno, catarro o sinusitis. En cuanto a los ojos, la manzanilla desinflama y desinfecta los casos de conjuntivitis, alergias, ojos cansados e hinchados.

manzanilla2Los activos naturales encontrados en la manzanilla la hacen especialmente adecuada como colirio ocular natural y un excelente antiséptico para oídos y nariz. Nuestros ancestros utilizaban la manzanilla en inhalaciones para inflamación de los senos paranasales, en fomentos para disminuir la inflamación de los párpados y lavados externos para infecciones auditivas.

Recuerde que la contaminación es enemiga de nuestros sentidos. Por esta razón, evite que las enfermedades crónicas ataque a estos órganos tan importantes recurriendo a la manzanilla.

Difunde este artículo:

Deja un comentario