Atacando a los PIOJOS

Seguro que no es la primera vez que, ante la alarma de una plaga de piojos en la escuela de sus hijos, se dispone a comprar cualquier loción anti-piojos,

piojos1 ¿Cómo actuar debidamente ante un posible contagio?¿Basta con lavarles la cabeza con un champú determinado? La responsabilidad inicial para el control de la plaga recae en los profesores de los niños, obligados a informar de la situación a los padres. Éstos son los principales artífices de que el niño se someta a un tratamiento de vigilancia y a la eliminación de liendres –si ha sido infectado-, antes de enviarlo de nuevo a la escuela.

  • No son peligrosos si se tratan

La Real Academia Española en su definición de los piojos afirma que son insectos que viven parásitos sobre los mamíferos, de cuya sangre se alimentan, y que “su fecundidad es extraordinaria”. Éste último es, precisamente, el mayor problema de los piojos: la facilidad con la que se reproducen y extienden.

piojos2Tal y como afirma María Rosa Hernández, los piojos del cuero cabelludo son insectos de unos 2 milímetros cuyas patas presentan unas pinzas robustas para agarrarse a los pelos de la cabeza, lugar donde ubicarán su hábitat. Su boca está adaptada a funciones perforadoras, ya que el insecto se alimenta en todo momento de la sangre del individuo afectado.

Los más adultos rehuyen de la luz, por eso se alojan principalmente en la nuca y detrás de las ojeras, el primer lugar donde habrá que buscar si se sospecha que se puede tener piojos. Se mueven con lentitud entre los pelos y se adaptan a la coloración del cabello.

El problema de los afectados por piojos no es siempre el piojo en sí, sino la liendre. Estos son los huevos que el insecto deposita en las raíces del cabello. La hembra adulta los fija fuertemente a la raíz del pelo con una sustancia viscosa que actúa como pegamento y hace que estos huevos sólo se puedan despegar manualmente o utilizando un peine de púas muy finas (lendrera). Según esta especialista, los huevos se enganchan de manera característica en los cabellos, donde se produce la eclosión al cabo de 7 a 10 días de la puesta. La presencia de estos huevos es la que delata que el individuo está infectado.

Para comprobarlo se puede pasar por la cabeza una lendrera, fácil de adquirir en cualquier farmacia. Si hay liendres aparecerán en el peine unas manchitas blancas. Éstas se pueden confundir con la caspa, la diferencia está en que es mucho más difícil separarlas del pelo.

piojos3Es entre los más pequeños, en las escuelas sobre todo, donde más habitual resulta encontrar casos de piojos. La pediculosis es el nombre científico que se le da a esta enfermedad. Su definición completa es la siguiente: enfermedad de la piel producida por el insistente rascamiento que motiva la abundancia de piojos, sobre todo de los piojos del cuerpo. Us caracteres principales son las estrías del rascamiento y un color oscuro del tegumento. El hecho de que los niños no paren de rascarse es el primer indicio que alerta a los maestros.

El Dr. Fernando Zarate Osuna afirma que el principal síntoma de esta enfermedad es la comezón. Las heridas que se provocan en al cabeza son por el rascado, no por el insecto en sí. Luego, si la infección no se trata, es decir, si no se eliminan los piojos, el cabello puede empezar a caerse.

Los piojos no saltan ni vuelan, pero sí andan, por lo que es muy fácil que pasen de una cabeza a otra por proximidad física, al juntarse las cabezas o a través del intercambio de objetos personales, como peines, gorros, auriculares, etc.

  • Receta natural anti-piojos

Vinagre blanco. Al tener propiedades fungicidas y una gran acidez, puede aniquilar a los piojos en cuestión de dos puestas (usar una taza de vinagre).

Eucalipto y limón, unas cuantas hojas de las plantas hervidas durante 15 minutos en una taza de agua, añadiendo al final el jugo de un limón. Retirar del fuego e incorporar a la taza de vinagre blanco.

Vinagre de estragónAplicar directamente esta preparación sobre el cabello, masajeando y procurando que llegue bien al cuero cabelludo. Cubrir la cabeza con una corra de látex durante media hora para que el preparado vaya tomando efecto. Posteriormente lavar y enjuagar el cabello normalmente, pasando un peine fino (de púas cerradas) para extraer los piojos que quedaron adheridos.

Tras haber tenido piojos, es conveniente lavar toda la ropa que haya podido estar expuesta al insecto en agua caliente, para eliminar así cualquier resquicio del parásito. A simple vista puede parecer que hemos acabado con la plaga, pero la facilidad de reproducirse que tiene este animal puede provocar que resurja.

Tanto los peines como los champús o las lociones se pueden adquirir en farmacias. Allí, los farmacéuticos recomiendan el producto adecuado para cada caso. Por su parte, el médico Zarate Osuna añade dos consejos más: extremar las medidas de higiene (no usar peines o ropas de compañeros de clase cuando haya riesgo de contagio). Cortarse el pelo, dado que así resulta más fácil la inspección del cuero cabelludo.

Difunde este artículo:

Deja un comentario