Manos y pies saludables

La Hidroterapia ya era conocida en el mundo antiguo por médicos egipcios y persas, más tarde el herbolario francés Maurice Mességué recomendaba en sus tratamientos los baños de pies y manos, porque éstas son las partes más receptivas del cuerpo.

hidroterapiaLos maniluvios y pediluvios son conocidos por su efectividad en muchas enfermedades de tipo reumático, neurálgico, mala circulación, artritis, artrosis, riñones, etc. Maurice Mességué fue un gran promotor de estas técnicas, con las cuales obtuvo grandes resultados, sobre todo en enfermedades difíciles de curar. Hay que destacar que el uso de maniluvios y pediluvios deben seguirse al pie de la letra para obtener buenos resultados, así como su preparación.

  • Preparado medicinal

Para  hacer el preparado medicinal se pone a calentar un litro de agua con 5 cucharadas soperas de la mezcla de las hierbas que se indiquen según sea la enfermedad. Se deja hervir 3 minutos a fuego lento y tapado.

reparado medicinalApague el fuego y deje reposar durante 15 minutos. Después, cuélelo y guarde el contenido en una botella hermética y limpia en el refrigerador. Las plantas que utilizará se designarán según sea el caso, por ejemplo, para problemas respiratorios utilizaremos eucalipto, gordolobo o poleo.

Para mejorar la circulación podemos agregar hojas de olivo milenrama o pasionaria. Existe un infinito número de combinaciones que usted podrá consultar con un experto herbolario y así obtener una curación más efectiva.

  • Pediluvios o baño de los pies

Después de tener lista la preparación medicinal, se pasa a la técnica que se haya prescrito. En el caso de los pediluvios, se aconseja que se practique en ayunas.

pediluviosEste método consiste en la inmersión de los pies en una infusión o decocción de determinadas plantas rebajadas en agua. Ponga 2 litros de agua a hervir durante 5 minutos a fuego lento y tapada. Deje reposar 5 minutos y añada ¼ de litro del preparado con las plantas medicinales. Remueva y vacíe el agua sobre un recipiente donde pueda sumergir los pies.

El agua debe estar caliente, lo que se pueda soportar durante 8 minutos y haciendo respiraciones profundas y pausadamente. De preferencia, cuando acabe vierta un poco de agua fría rápidamente para que sus pies enfríen y no toquen la superficie fría del piso.

Existen algunas variantes que tienen que ver con la temperatura del agua, por ejemplo, el baño de pies caliente sirve para llevar rápidamente la sangre de la cabeza a los pulmones, cuando están congestionados. Es muy útil contra calambres, congestiones, falta de menstruación, etc.

En cambio, el baño de pies frío se hace durante 1 o 2 minutos, con un paseo posterior para calentar los pies. De esta manera se facilita la circulación sanguínea y ayuda a curar la frialdad de los pies aunque parezca paradójico. El baño de pies forma parte de los procedimientos para endurecer el cuerpo contra el frío y fortalecerlo contra los resfriados y catarros.

También se pueden mezclar las dos temperaturas llenando un cubo con agua caliente y otro con agua fría.

Se sumergen los pies y parte de las pantorrillas en el agua caliente por espacio de unos 3 minutos y luego se repite el mismo proceso en el agua fría, pero esta vez tan sólo un minutos. El proceso debe repetirse tres veces consecutivas. Este baño tiene como objeto mejorar la circulación de la sangre en pies y piernas.

Como el calor ensancha los conductos sanguíneos y el frío los estrecha, los efectos alternos constituyen una especie de gimnasia de dichos conductos. Es un baño aconsejable contra las várices, moretones, calambres, hinchazón de piernas, etc.

  • Maniluvios o baño de las manos

A diferencia de los pediluvios, el baño de manos se recomienda hacerlo antes de cenar.

pediluvioSe hierven 2 litros de agua durante 5 minutos a fuego lento y tapado. Se deja reposar durante 5 minutos a fuego lento y tapado. Se deja reposar durante 5 minutos y se añade ¼ de litro del preparado medicinal. Se remueve en un recipiente donde se puedan introducir las manos. El agua debe estar caliente, pero que se pueda soportar. Introducir las manos durante 8 minutos, respirando profundamente.

También es recomendable finalizar con un chorro de agua fría. Así mismo, se puede aplicar para los brazos y codos sumergiéndolos en un recipiente con agua templada, añadiendo poco a poco más agua caliente. Mediante este baño se descongestionan los pulmones, por lo que está indicado en ciertas enfermedades crónicas, de forma especial en los trastornos circulatorios procedentes del corazón o la aorta, y en la congestión pulmonar.

También es muy eficaz para enfermedades como el catarro, anginas infalamadas, resfriados y asma bronquial.

Difunde este artículo:

Deja un comentario