LECHES VEGETALES, excelentes y nutritivas

Gracias al avance científico, sabemos que la leche es una mezcla homogénea de sustancias benéficas para nuestro cuerpo como lactosa, sales, vitaminas y grasas. La leche es fuente de calcio, por lo tanto debe ingerirse diariamente desde el nacimiento y a lo largo de la vida para formar y mantener la estructura ósea y prevenir la aparición de osteoporosis. Sin embargo, existen personas que no pueden ni deben tomar productos lácteos por algunas reacciones adversas que por lo general desarrollan al consumir derivados hechos con leche de vaca.

leche vegetalEsto significa que son alérgicas a la reacción de una o más de las proteínas presentes en la leche porque la sustancia que forma la parte sólida de la leche contiene 80% de las proteínas lácteas, incluyendo caseínas. El suero, la parte acuosa de la leche, contiene el 20% restante.

Una persona puede ser alérgica a las proteínas de una o de ambas partes de la leche, pero el suero es el responsable de la mayoría de los problemas. El sistema inmune del cuerpo equivocadamente percibe a las proteínas de la leche como “invasores” peligrosos y trata de combatirlos. Entonces libera sustancias químicas denominadas histaminas y provoca síntomas como goteo nasal, urticaria (ronchas en la piel que causan picazón), inflamación facial, respiración sibilante y otros problemas respiratorios; irritabilidad, vómitos, diarrea y eczema.

Pero no se debe confundir la alergia a la lecha con la intolerancia a la lactosa, aún cuando las dos afecciones tienen algunos síntomas parecidos. La alergia a la leche es un problema del sistema inmune, mientras que la intolerancia a la lactosa afecta al aparato digestivo. Cuando alguien sufre de intolerancia a la lactosa, significa que su aparato digestivo  no produce la cantidad suficiente de la enzima necesaria para descomponer el azúcar en la leche.

El azúcar termina fermentándose en el intestino delgado y esto puede provocar náuseas, calambres, hinchazón del abdomen, gases y diarrea.

  • Preparación

Muchas de las alternativas para poder sustituir los nutrientes de la leche de vaca son las leches elaboradas a base de semillas y elementos naturales. Aprenda con nosotros a preparar leches vegetales con una serie de pasos muy sencillos.

  • Leche de almendras

Para esta bebida se necesitan aproximadamente 15 o 20 almendras que previamente se hierven durante 5 minutos. Se pelan y se dejan en remojo todas las almendras por una noche.

Almond milk

Al día siguiente, las almendras se mezclan con ajonjolí al gusto, 4 tazas de agua fría y miel al gusto. Se introduce la mezcla en la licuadora hasta que tenga una consistencia homogénea; después deje que se asiente por unos 30 minutos. Al transcurrir el tiempo, cuele la mezcla con un paño fino o colador y agregue un poco de pasas, vainilla o miel para darle buen sabor.

Esta leche vegetal puede guardarse en el refrigerador y ser usada durante una semana.

  • Leche de soya

Compre aproximadamente 300 gramos de soya, de preferencia blanca y remójela toda la noche en 3 litros de agua fría. Después del reposo nocturno, el líquido se mezcla con canela al gusto.

leche de soyaEl preparado se vierte en una licuadora hasta que queden bien integrados los ingredientes; después se pone a hervir durante 30 minutos. Remueva la mezcla del fuego cuando comience a hervir y cuele el líquido resultante. Después meta la leche de soya en el refrigerador y disfrútela durante 15 días.

  • Leche de semilla de calabaza

Para este preparado especial necesitamos 1 taza de semillas de calabaza cruda bien lavada. Después, batimos las semillas en una taza de agua por unos 5 segundos a la velocidad y bajamos la velocidad de la batidora a la mínima por otros 15 o 20 segundos.

leche de semilla de calabazaAñada otra taza de agua a la mezcla y deje que se asiente por un rato. Más adelante, añada otras dos tazas de agua caliente y con un paño limpio exprima todo el contenido de la mezcla. Repita el proceso con otras dos tazas y media de agua y añada una cucharadita de sal y caramelo o miel al gusto. Manténgala refrigerada.

Con estas tres preparaciones obtendremos muchos minerales como fósforo, potasio, magnesio, calcio, hierro, vitaminas A, E, B1 y B2. Además, favorecen al sistema nervioso y desinfectan a nivel intestinal. Las leches vegetales está recomendadas para los problemas hepáticos, desnutrición, diarreas por intolerancia a la lactosa y favorece el desarrollo de los niños. Al adicionar el ajonjolí, subimos el nivel de calcio necesario para evitar problemas de osteoporosis y descalcificación.

Con las semillas de calabaza ayudamos a disminuir la inflamación de la próstata y la continencia urinaria.

Recuerde que para tratar una alergia a la leche, es necesario que la persona evite rigurosamente consumir cualquier alimento que contenga leche o productos lácteos; eliminar algunas comidas favoritas como el helado, la pizza y muchos dulces.

Es importante que lea todas las etiquetas de los alimentos atentamente y que no coma nada que le parezca dudoso. Como hemos visto, hay muchos sustitutos lácteos disponibles así como alimentos que le pueden brindar abundante calcio, vitaminas y sustancias nutritivas.

Difunde este artículo:

Deja un comentario