Analiza INAH restos prehispánicos encontrados en Xochimilco

Luego de que se encontraron restos de un individuo de sexo femenino, denominado “Dalia”, son ya cuatro los entierros prehispánicos localizados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en las inmediaciones del Centro Histórico de Xochimilco. Expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico dijeron que se trata de restos de al menos 700 años de antigüedad que se encontraban acompañados de una ofrenda funeraria con diversos objetos, como una punta de proyectil, numerosas navajillas de obsidiana verde y gris, restos de animales, principalmente de aves, y de cerámica Azteca II y III.

apromeciLos restos fueron encontrados en posición dorsal extendida, es decir, bocabajo y con los brazos entrecruzados a 90 grados y con orientación al noroeste a 1.30 mts de profundidad. La arqueóloga Sahira Rincón Montero descubrió la osamenta el pasado 13 d mayo en la calle Pedro Ramírez del Castillo, esto durante los trabajos de renovación del drenaje profundo que se realiza en el área. En primera instancia las observaciones hechas por la doctora Jessica Cerezo Román, adscrita al Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard, sugieren que se trata de un individuo de sexo femenino; sin embargo, se practicará un análisis osteológico detallado.

La doctora Cerezo Román basó dicha observación de dos características óseas: la apófisis mastoides y la forma de los arcos superciliares del individuo que además presenta una deformación craneal de tipo tabular con presión en el hueso occipital. Los entierros de “Dalia” -nombre asignado por los vecinos de la localidad por ser una de las flores representativas de la región conocida como acocoxochitl- y de “Teodoro” -uno de los otros tres individuos localizados mediante excavación a finales de abril en la calle de Nezahualcóyotl- muestran un mismo patrón.

Es importante resaltar que el INAH apuntó que las inhumaciones se caracterizan por incluir cuatro capas de preparación: la primera es de cerámica doméstica ricamente decorada y acompañada de navajillas de obsidiana; la segunda tiene rocas ígneas y tezontle; la tercera presenta cerámica con restos óseos de animales; la cuarta muestra barro quemado que se encuentra en contacto con el esqueleto depositado durante el periodo Posclásico Tardío (1300 d.C.). Por su parte, Sahira Rincón indicó que estos hallazgos revelan que los xochimilcas inhumaban a sus seres queridos en sus casas, lo cual significa que en el pasado esta parte del centro de Xochimilco fue zona habitacional.

La arqueóloga dijo: “Es la primera vez que se encuentran entierros en esa área de Xochimilco con este tipo de preparación mortuoria, ya que en otros proyectos de investigación desarrollados por el INAH se han hallado cremaciones e inhumaciones con diferente patrón funerario, lo que alude a la práctica de distintos ritos en esa época”.  Los restos de los cuatro entierros fueron llevados al Archivo Histórico de la Casa del Arte de Xochimilco, facilitado por la delegación para el resguardo temporal de las evidencias arqueológicas registradas durante la obra.

La primera de las cuatro inhumaciones encontradas fue de un individuo masculino joven -entre 15 y 17 años-, localizado a 1.20 metros de profundidad en posición ventral extendida orientado al oeste. El segundo corresponde a un infante de sexo femenino, de aproximadamente cuatro años, dispuesto en posición ventral extendida orientado al este, el cual presenta caries y daños severos en sus dientes de leche, probablemente por la dieta que ingerían, señaló la arqueóloga Rosa María Alcántara Toledo, también adscrita a la Dirección de Salvamento Arqueológico.

“Teodoro” llamado así por la comunidad con base en el santoral del día en que fue hallado, es el tercer entierro y se trata de un adulto masculino que alcanzó la cuarta década de vida; estaba en posición decúbito hiperflexionado sobre su costado izquierdo viendo hacia el noroeste, a 1.80 metros de profundidad. Alcántara explicó que la ofrenda funeraria del adulto masculino es la más rica de las cuatro, por presentar restos óseos de ave, cerámica Azteca, Chalco y Xochimilca con decoración, navajillas y un núcleo de obsidiana verde agotado, así como un fragmento de figurilla antropomorfa estucado.

“El individuo tenía desgaste en las vértebras y en los huesos de las manos, probablemente ocasionado por el trabajo que desempeñó. Xochimilco siempre ha sido una zona de chinampas y su cultivo requería de mucho esfuerzo y de una posición anatómica flexionada para sembrar”, comentó Alcántara.

Cabe mencionar que los dos individuos adultos están incompletos: del adulto masculino no se encontró el cráneo y del juvenil solamente se localizó la parte superior de la osamenta, al igual que la mujer; de la menor se tiene prácticamente completo su esqueleto.

Fuente: Notimex

Post Author: Apromeci

Deja un comentario