La UVA, potente antioxidante contra los efecto de la vejez

El envejecimiento es un proceso universal que con el tiempo ocurre en todo ser vivo a consecuencia de la interacción de la genética del individuo y su medio ambiente. Podría también definirse como todas las alteraciones que se producen en un organismo con el paso del tiempo y que conducen a pérdidas funcionales y a la muerte.

apromeciGeneralmente, durante el desarrollo de nuestra vida nos preocupamos por los síntomas de la vejez, y la pérdida de las facultades mentales es un factor que pone a los adultos con los pelos de punta. Se comienzan a olvidar eventos, lugares y objetos; se pierde la coherencia y estructura de los razonamientos; aparece el nerviosismo, la ansiedad, la irritabilidad y la depresión.

En casos más graves, síndromes como Parkinson y Alzheimer serían lamentables para lo que resta de nuestra vida. La realidad es que no hay manera alguna para que estas terribles afecciones tengan que suceder.

En los noticieros, la  radio, la plática cotidiana, nos enteramos de personas que han conservado el físico y las facultades mentales a través de una larga vida, sana y natural, hasta llegar a los 90 o más, ¿Cómo lo han logrado? El psicólogo norteamericano Walter Schale llevó a cabo un extenso estudio sobre este tema y concluyó que las personas que conservan su capacidad y lucidez mental hasta edades avanzadas son aquellas que mantienen una actitud flexible y de mente abierta ente la vida.

Se ha descubierto también que las personas que se mantienen activas mentalmente y continúan aprendiendo cosas nuevas a lo largo de la vida tienen una incidencia menor del mal de Alzheimer, por ejemplo, que las personas que no acostumbran ejercitar su mente. Por esta razón, los expertos recomiendan que continúe trabajando, aunque sea de voluntario; ya que el trabajo nos ayuda a sentirnos útiles e importantes. Busque un trabajo de medio tiempo, que le sea estimulante o en el que pueda ayudar a otras personas.

  • Lo más recomendado

Así mismo, el ejercicio físico ayuda a combatir la depresión y ayuda a mejorar la memoria. Científicos en California realizaron un importante estudio sobre los efectos del ejercicio sobre la mente y llegaron a la conclusión de que el ejercicio puede evitar, o al menos, retardar algunos de los efectos del envejecimiento en el cerebro. Pero recuerde que el exceso en todos los sentidos es malo. Algunos estudios demuestran que cuando el ejercicio se lleva a niveles extremos puede ser perjudicial.

apromeciEl estrés producido por la sobrecarga de trabajo hace que se generen hormonas que pueden dañar el cerebro. La sobrecarga de trabajo también puede hacer que “explotemos” y caigamos en un estado depresivo o de apatía hacia la vida. Las personas con un buen círculo de amistades frecuentemente obtienen mejores puntajes en diversas pruebas de habilidad cognitiva. También son capaces de adaptarse mejor a nuevas situaciones.

Por supuesto, la alimentación juega un papel importante en la preservación de la salud. Pero también nuestro cuerpo necesita suplementos naturales que, para este caso, aporten antioxidantes y nutrientes esenciales para prevenir los efectos antes dichos.

  • Aceite de uva

El aceite de uva es un potente antioxidante por su alto contenido en flavonoides, ácidos grasos esenciales y vitamina E. Se produce a partir de las semillas, luego del prensado de la uva para la producción del vino. Aunque usted no lo crea, la extracción de aceite de uva se obtiene con más dificultad que otros aceites por el reducido tamaño de la semilla, la dureza de su cubierta y la baja concentración en que se encuentra.

apromeciPero esta circunstancia tiene un beneficio oculto, dado que la semilla está muy bien protegida contra los agroquímicos o aditivos que pueden utilizarse en el proceso de cultivo de la uva o la elaboración del vino. El aceite de uva tiene una alta concentración de vitamina E, ácido linoleico y ácido omega 6.

El aceite de uva es naturalmente libre de colesterol, por lo que se reconoce que su consumo reduce el riesgo de desarrollar problemas cardiacos y circulatorios. Su actividad antioxidante permite neutralizar los átomos de oxígeno, una de las causas de las enfermedades crónicas degenerativas.

La acción de los bioflavonoides contenidos en la semilla de uva es la de ejercer una acción antioxidante pudiendo estabilizar a los radicales libres sin peligro alguno y evitando factores de la vejez prematura. Así, la naturaleza nos regala un poco de tiempo, antes de cumplir con el ciclo natural de todo ser vivo.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario