Sudando la gota gorda, sin problemas con plantas medicinales

El hombre moderno siempre se ha preocupado por combatir la desagradable sensación de humedad y mal olor asociado a la sudoración. Desde la antigua roma, los varones se aplicaban unas almohadillas aromáticas en las axilas para evitar esta situación. Sin embargo, el uso de desodorantes como los conocemos no comenzó a utilizarse hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

apromeciSegún investigadores europeos, normalmente sudamos poco más de un litro al día en condiciones de reposo, que aumenta hasta un litro por hora si realizamos algún ejercicio. Por lo tanto, deportistas de alto impacto como boxeadores o futbolistas pueden llegar a los cuatro o cinco litros por hora.

Diaforesis es el término correcto para referirse a una sudoración abundante normal cuando se realiza cualquier actividad física. También puede presentarse como una respuesta emocional física. También puede presentarse como una respuesta emocional, una temperatura ambiental alta o como síntoma de una enfermedad. Las fiebres, por ejemplo, suelen provocar sudoración para enfriar el cuerpo.

En conclusión, es perfectamente natural sudar cuando hace calor o ante un estímulo que provoca una reacción (al estar enojado, avergonzado, nervioso, con miedo o ansioso). Sin embargo, se le debe prestar atención cuando está acompañada de fiebre, pérdida de peso, dificultad para respirar, palpitaciones u otras causas físicas.

  • El sudor y las relaciones sociales

Desafortunadamente, existen personas que, sin depender de la temperatura externa ni una enfermedad que lo cause, sudan de forma incontrolable; a esto se le conoce como hiperhidrosis. Esta condición es causada por un sobreestímulo del simpático, perteneciente al sistema nervioso.

apromeciEl sistema simpático está encargado de regular el metabolismo, la temperatura, el color, el estado de la piel, entre otras funciones.

El sudor se produce principalmente en las palmas de las manos, aunque también puede afectar las axilas, la cara y las plantas de los pies.

La hiperhidrosis de las manos es la más frecuente y provoca grandes molestias a la persona que lo padece, pues sus relaciones sociales se ven afectadas por el temor de dar la mano al saludar, por ejemplo. Otras variantes como la hiperhidrosis axilar, facial o el rubor facial también pueden provocar incomodidad en el individuo, ya que se pueden confundir con la falta de higiene personal o con otras enfermedades cutáneas.

Afortunadamente tenemos de nuestra parte a las hierbas medicinales que nos apoyarán en la eliminación de situaciones embarazosas.

  • Remedios efectivos

El própolis o propóleo es una resina hecha a base de sustancias herbales que desde tiempos remotos, es conocido y empleado por sus propiedades terapéuticas. Las abejas lo utilizan para la construcción de colmenas, ya que les protege de hongos, bacterias y otros invasores. Los flavonoides que contiene son una de las sustancias más activas que le dan una acción antiséptica. Los antiguos egipcios lo utilizaban en la momificación, evitando la descomposición de los cadáveres. En los casos de sudoración, el propóleo erradicará los microorganismos que provocan el mal olor en las axilas y la planta de los pies. Además, evitará la formación de pie de atleta y otras infecciones cutáneas.

El sauce (Salix bonplandiana) es un árbol que crece en muchas regiones de nuestro país. Entre los principales usos medicinales, se destaca el de bajar la fiebre y evitar la sudoración provocada por bacterias y virus. Puede utilizarse como remedio para combatir el nerviosismo en situaciones de intranquilidad o que provocan en nosotros una angustia.

apromeciAsí mismo, la salvia aromática (Salvia officinalis) era considerada la Hierba Sagrada de los griegos. Su hoja es rica fuente de flavonoides y su alto contenido en aceite esencial le confiere una aromática fragancia y una acción antiséptica Actúa sobre las glándulas sudoríparas, disminuyendo la formación de sudor.

apromeciPara aplicar de forma externa, nada mejor que productos naturales que, a largo plazo, no provocarán efectos secundarios en la parte externa de la piel. Unos lavados de pies y manos con tomillo (Thymus vulgaris) es otra alternativa para evitar los malos olores causados por el constante sudor. Por sus propiedades antisudoríficas y antibacterianas, esta planta resulta muy adecuada para combatir los gérmenes que pueden vivir en los pies o evitar el exceso de sudoración que podría crear un medio adecuado para la proliferación de microorganismos.

apromeciSi se experimentan crisis de sudoración excesiva, se debe secar perfectamente la cara y el cuerpo; también cambie las ropas, tanto de vestir como de cama que estén húmedas. Es necesario reemplazar los líquidos corporales perdidos tomando bastante agua. La temperatura ambiente debe mantenerse moderada para evitar sudoraciones adicionales.

Limpie perfectamente con agua y jabón las áreas donde se produzca más sudor y manténgase en lugares frescos. Recuerde que la limpieza es salud.

Difunde este artículo:

Deja un comentario