La EPILEPSIA y el Ginkgo Biloba

En la Roma antigua, las crisis epilépticas se contemplaron como mal presagio. Por ejemplo, si ocurrían durante una elección de gobierno la actividad era suspendida, sobre todo en tiempos de Julio César, quien padecía de epilepsia. Hoy en día, la ciencia médica describe este padecimiento como la aparición repetitiva de ataques eléctricos causados por alteraciones en las células cerebrales. Las crisis pueden durar de 1 a 5 minutos de manera aislada, pero pueden repetirse a intervalos impredecibles. Al terminar un ataque de epilepsia, el afectado recupera sus signos vitales normales.

nota2aDurante la Edad Media, los epilépticos eran vistos como una maldición demoniaca; producto de hechicería y voceros de la mala suerte. Las mujeres con epilepsia eran tachadas de brujas y por eso eran quemadas. Si se llegaban a embarazar, corrían peligro de que las enterraran vivas. A los hombres, los expulsaban de las comunidades no sin antes castrarlos. Pero todo cambió cuando Hans Berger, psiquiatra alemán, registró la actividad cerebral de manera objetivo, desarrollando la electroencefalografía en los años 30. Este método fue reconocido y aceptado mundialmente como un recurso indispensable para estudiar con bases fisiológicas el sistema nervioso central y, en particular, la epilepsia.

Eliminando los espasmos nerviosos

La naturaleza sale al auxilio de la epilepsia con la hierba gatera (Nepeta cataria) que es una planta medicinal descubierta desde tiempos muy remotos. Posee una acción parecida a la valeriana (Valoriana officinalis), por su actividad calmante. Esta planta es utilizada en algunas regiones del país como sedante y tranquilizante; indicada para enfermedades de los nervios, muy particularmente en casos de epilepsia.

nota2bEs antiespasmódica e hipnótica y su principal uso es actuar como un sedante eficaz. En cuanto a la enfermedad existen diversos factores, como los tumores cerebrales o golpes que el bebé pueda tener durante el nacimiento, para derivar en una epilepsia secundaria. Algunos científicos han afirmado que estos episodios epilépticos se deben a un origen hereditario, aunque a mayoría de las veces l origen es desconocido; por lo que se denominan epilepsias primarias.

La realidad es que, dependiendo de a edad del paciente; las causas del mal varían. Por ejemplo, en los primeros años de vida, la razón principal se debe a problemas durante el embarazo; la falta de oxigenación, infecciones de la madre, medicamentos o radiaciones que haya recibido en el proceso de gestación.

  • Revitalizador del cerebro

Al ser una enfermedad neuronal el ginkgo (Ginkgo Biloba) constituye uno de los mejores remedios para mejorar la circulación sanguínea que irriga directamente al cerebro. La razón se encuentra en la capacidad que tienen los extractos de esta planta para dilatar los vasos sanguíneos y hacer que la sangre circule más fluidamente.

nota2cLos flavonoides son compuestos naturales del ginkgo que ejercen una acción vasodilatadora sobre las paredes de las arterias y capilares, al mismo tiempo impiden que los vasos sanguíneos queden obstruidos. La mala circulación en el cerebro es la causante de muchas enfermedades graves y paralizantes. Una de las más peligrosas son los derrames cerebrales que pueden producir la muerte o parálisis de alguna parte del cuerpo, sin olvidar que en cuestiones de epilepsia también es eficaz. El ginkgo mejora la circulación de los capilares del cerebro, aumentando su resistencia y evitando su ruptura. Previene toda una serie de síntomas asociados con una mala circulación en la cabeza: mareos, pitidos en los oídos, problemas de memoria, falta de concentración, pérdida de audición, vértigo, etc.

  • Recomendación para mejorar la salud

Algunas alteraciones en el metabolismo igualmente pueden provocar epilepsia y si no son detectados a tiempo repercutirían en el futuro desarrollo del niño. Conforme avanza el tiempo, cambia el orden en el que estos problemas causan la enfermedad; en los niños más grandes y adolescentes, por ejemplo, son recurrentes las infecciones, la cisticercosis y los traumas craneales. En el adulto, el abuso de drogas y los tumores son más frecuentes. En el anciano, los problemas vasculares y tumores.

nota2dPor último, debemos reflexionar en que la epilepsia no es una enfermedad discapacitante. Las leyes civiles en México, si bien no marginan al epiléptico, tampoco lo protegen. Por decir, los niños que presentan alguna crisis epiléptica terminan siendo expulsados de las escuelas. Muchas personas con este mal son despedidas de su trabajo al sufrir un ataque de epilepsia y así se van dando las discriminaciones.

Los grupos de apoyo para este tipo de mal son muy reducidos y las personas que lo padecen no tienen bastante información sobre esta terrible enfermedad. Si usted conoce a alguna persona que sufre de crisis epilépticas, apóyela y ayúdele a recibir la orientación que necesita para restablecer su salud.

Difunde este artículo:

Deja un comentario