El conocimiento ancestral de los Recolectores Herbolarios

Todos los días descubrimos los beneficios que contienen las plantas medicinales en sus activos y las partes en donde se concentran. Deseamos también que se conozca la manera en que las plantas llegan a nuestros hogares en forma de bolsita, té, ungüento, crema, cápsula, etc. La recolección de las plantas medicinales es una actividad milenaria envuelta en muchos aspectos culturales e históricos.

nota2aLos recolectores herbolarios son personas que tienen un alto conocimiento sobre el lugar, el día, el clima y muchos otros aspectos sobre el entorno natural. Para explicarlo de una manera general y sencilla, el recolector de plantas medicinales debe saber primero qué parte de las mismas tienen uso médico. En ese momento, salen a la luz toda su experiencia y los conocimientos que, por lo general, le fueron heredades por sus padres y abuelos.

  • Generalidades

Muchos guardan celosamente esta herencia, sin embargo, se sabe que las especies curativas no deben recogerse cuando llueve, cuando hay niebla o en tiempo húmedo. Lo mejor es hacerlo a primeras horas de la mañana, aunque las plantas deben estar ya secas del rocío matutino. Se dice también que se deben recoger plantas que estén bien limpias, pues si se lavan pueden llegar a perder parte de su valor, con excepción de las raíces. Esta parte subterránea absorbe del suelo agua y sustancias nutritivas en forma disuelta.

nota2La raíz sujeta al vegetal al lugar donde vive, por lo que el suelo dependerá mucho más para reconocer los nutrientes que tiene la planta. Por esta razón no hay que recolectarlas junto a carreteras transitadas, zonas industriales y áreas de cultivo tratados con plaguicidas.

  • Las partes más usadas

En el caso de las hojas, deben recogerse cuando están tiernas pero totalmente desarrolladas; así mismo las flores cuando ya están abiertas, pero frescas. Es importante que a la hora de reconocer una planta medicinal, observar la flor de ésta, ya que las plantas con flores son más fáciles de identificar.

nota2bCuando se necesitan las partes más altas, llamadas también aéreas, los recolectores las cortan al comienzo de la época de floración. Lo mismo se hace con los frutos, cuando están totalmente maduros. En el caso de los árboles, generalmente se utiliza la corteza y ésta se debe desprender de las ramas jóvenes. En otras circunstancias, existen árboles especiales como el caso de cuachalalate, donde su corteza puede regenerarse nuevamente, según la máxima propiedad de este árbol.

  • Cuidados y recomendaciones

Cuando se pasa al proceso de secado, hay que evitar que los propios fermentos de las plantas medicinales transformen o destruyan los principios activos de las mismas. El secado de las partes a utilizar ha de considerarse como una conservación rápida y cuidadosamente después de la cosecha. Conviene utilizar siempre un lugar que se encuentre a la sombra, que esté bien ventilado, pues a pleno sol las plantas medicinales pierden con gran facilidad los importantes aceites esenciales contenidos en las flores, en las hojas y en los frutos.

Las plantas medicinales también se pueden secar con calor artificial siembre que se observe una temperatura correcta. Todas las plantas o partes de las mismas que huelan, contienen aceite esencial y debe secarse solamente a una temperatura de 35ºC, mientras que todas la restantes soportan temperaturas de secado de hasta 600ºC. Es importante mantener una buena circulación del aire para evitar de este modo que se produzca una fermentación.

nota2cGracias al trabajo de so recolectores herbolarios, podemos beneficiarnos de plantas como la manzanilla, encino cola de caballo, entre miles de especies más que pertenecen a nuestro país. Pero se debe reconocer que la labor de los recolectores de plantas medicinales no queda sólo en cortar y secar; es una responsabilidad que ellos aprenden, generación por generación, para cuidar la salud del hombre al mismo tiempo que cuida su entorno. El recolector debe aprender que ese lugar especial donde encontró la planta medicinal debe quedar controlado par que cuando vuelva a regresar pueda recolectar otra vez la misma calidad de planta. Es un trabajo orgánico que debe hacer un llamado a la armonía entre el hombre y la naturaleza.

Para saber más sobre el tema, en México existen instituciones con una larga tradición que sirven como referencia del patrimonio de nuestros ancestros. Por ejemplo, el Herbario Medicinal del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Jardín Botánico de la Universidad Nacional Autónoma de México; el Museo y Jardín etnobotánico de Medicina Tradicional Herbolaria del Estado de Morelos, entre otras instituciones que resguardan el conocimiento de esta hermosa actividad. Le invitamos a que los consulte y conozca más sobre el maravilloso mundo de la herbolaria y de la medicina tradicional.

 

Difunde este artículo:

Deja un comentario