Con AJONJOLÍ, olvídese de los problemas óseos

La osteoporosis es una enfermedad sumamente peligrosa en la que los huesos se vuelven más porosos, aumentando el número y la amplitud de las cavidades que existen en su interior. Por eso, los huesos se vuelven más delgados y frágiles, rompiéndose con facilidad. Son precisamente las fracturas las que originan los síntomas de esta enfermedad y son más frecuentes en la zona de la muñeca, las vértebras y la cadera. La osteoporosis es causada por una serie de factores que intervienen en la vida cotidiana.

nota2Esta dolorosa enfermedad puede ser a causa de una menopausia precoz, natural o quirúrgica. Otros factores como el consumo en exceso de alcohol o cafeína; problemas de tabaquismo, ausencia de periodos menstruales, enfermedades de la tiroides, artritis reumatoide y problemas que bloquean la absorción del calcio. Obviamente, la osteoporosis se presenta cuando se lleva una dieta pobre en calcio por periodos prolongados, especialmente durante la adolescencia y la juventud.

En la mayoría de los casos, la osteoporosis causa fracturas en los huesos vertebrales produciendo una pérdida de estatura y una deformidad característica de la espalda o joroba, científicamente conocida como Cifosis. Esta deformación situada precisamente en la columna vertebral es la responsable de muchos de los dolores de espalda que sufren las mujeres en la etapa de la menopausia.

Una vez aparecida la enfermedad y, sea cual sea la edad del paciente, deberá seguir disciplinadamente una serie de recomendaciones que van desde una dieta balanceada con suficiente cantidad de calcio, una actividad física acorde a la edad del paciente, una explosión solar adecuada y evitar el consumo de fármacos o tóxicos nocivos para el hueso. También es muy importante evitar cualquier tipo de caídas o golpes y así prevenir fracturas en los huesos.

Rico en calcio y nutrientes

El ajonjolí o semilla de sésamo (Sesamum indicum, L.) es otra planta medicinal que es muy recomendada principalmente por su riqueza en calcio para las mujeres embarazadas y para las que están en la etapa de la menopausia. Las semillas de ajonjolí eran muy apreciadas en la antigüedad como condimento y alimento energético, pues ya desde entonces se sabía de su amplia variedad en principios nutritivos como lípidos y ácidos grasos instaurados, lo cual es también muy recomendable para la reducción del nivel de colesterol en la sangre. Hoy en día sabemos que el ajonjolí es una fuente rica en lecticina, proteínas y vitaminas E, B1 y B2.

nota2aAdemás, contiene minerales y otros elementos como calcio, fósforo, hierro, magnesio, cobre y cromo; por lo que en muchos países se le considera como restaurador de la vitalidad.

El ajonjolí es un eficaz coadyuvante para revitalizar la estructura de los huesos y soportar cualquier sobrecarga física como entrenamientos deportivos, embarazos, lactancia, convalecencias después de intervenciones quirúrgicas o enfermedades para prevenir las fracturas óseas. Además es un excelente complemento nutritivo para quienes están sometidos a gran actividad mental o intelectual y desean mantener un buen rendimiento. Así mismo, es eficaz para disminuir el colesterol en la sangre, prevenir la arteriosclerosis, el infarto de miocardio y la trombosis arterial. La semilla de ajonjolí o sésamo pueden comerse crudas o ligeramente tostadas.

Para ello, primero se ponen a remojar en agua y después se dejan reposando durante 15 minutos. Después se cuelan y se ponen a tostar en una sartén, removiéndolas constantemente con una cucharada de madera para evitar que se quemen. Se toman 2 o 3 cucharaditas de ajonjolí después del desayuno y después de la comida.

Una prevención segura

Para evitar un terrible futuro sin nuestros huesos, debemos tener una disciplina preventiva tomando suplementos  naturales que sean eficaces para prevenir la osteoporosis y mantener una vitalidad óptima del organismo. La semilla de amaranto (Amaranthus Spp) se caracteriza por su alto valor nutritivo ya que contiene cantidades importantes de lípidos y proteínas. Esta última se asemeja a la proteína de la leche y se le ha considerado ideal para la alimentación humana. También se ha estudiado el valor nutritivo que contienen las hojas de amaranto y se ha encontrado altos valores de calcio, hierro, fósforo, magnesio, vitamina C, A y fibra.

nota2bEl amaranto se consume en México desde la época prehispánica e incluso llegó a ser usado en las ceremonias espirituales. Se consumía como verdura o utilizando las semillas maduras con las cuales se elaboran atoles, pinoles, tamales y hasta tortillas. El amaranto contiene carbohidratos y grasa que ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso central, a la coagulación sanguínea, a la contracción y relajación muscular. El nombre de amaranto proviene del griego y significa inmortal a inmarchitable.

Este producto natural tan nutritivo lo podemos encontrar muy fácilmente entre los deliciosos dulces mexicanos que se producen preparados con miel conocidos como Alergias. Recuerde que mantener los huesos firmes y sanos depende de la alimentación que usted le de a su organismo. Prevenga los futuros malestares que son ocasionados por el desgaste de los huesos y consulte a su médico para que valore su condición cardiaca.

Post Author: Apromeci

Deja un comentario