El intercambio de las costumbres enriquece la cultura

Para nuestros ancestros, la utilización de las plantas medicinales en la salud de la población tiene características culturales muy importantes que han sido parte de la investigación actual para muchos estudiosos de la antropología en México. Se reconoce que desde siempre, los tallos, las semillas, las frutas, las raíces y todas las partes que componen una planta medicinal satisfacen necesidades elementales en el pueblo mexicano como la recuperación y el mantenimiento de la salud.

nota2aEn aquellos tiempos, los indígenas se organizaban en grupos para recorrer territorios inhóspitos en busca de un sustento alimenticio con la práctica de la caza, la pesca y la recolección de plantas silvestres. De esta manera, los indígenas mexicanos se convirtieron en grandes conocedores de las propiedades alimenticias y curativas de a flora silvestre mexicana, Pero lo más importante es que heredaron toda su sabiduría a las siguientes generaciones y crearon una cultura agrícola enriquecida de conocimientos sobre los efectos en la curación de diversas enfermedades.

  • Los emblemas de nuestras raíces

El maíz (Zea mays) es el emblema de nuestra agricultura. En la época prehispánica fue el cereal más importante en las esferas sociales del México antiguo y viajó a todo el mundo gracias a las conquistas europeas. Los médicos tradicionales utilizaban los cabellos del elote como un eficaz diurético y sus granos los combinaban en exquisitas recetas culinarias, transformándose en un alimento básico y muy nutritivo.

La herencia que dejaron los médicos mexicanos para toda la humanidad sobre los beneficios del maíz fue tan importante que ahora conocemos sus propiedades contra las enfermedades de los riñones, inflamación de la vejiga, cálculos biliares y renales; gota, dolor de ciática, enfermedades del sistema respiratorio, debilidad general, úlceras, heridas, tumores y golpes.

nota2bAsí como en el caso del maíz, otras plantas medicinales han sido aprovechadas desde entonces para la salud. Esto abarcaba tratamientos curativos, prácticas de higiene, cuidados y embellecimiento del cuerpo humano. Por otra parte, la medicina tradicional estuvo relacionada con la religión y la magia, de manera que los pueblos mesoamericanos asociaron e identificaron cualidades y poderes de plantas animales y elementos de la naturaleza. Por ejemplo, el pirul  (Schinus molle, L.) es recomendado para el mal aire, susto o espanto. Con sus ramas, se hacía una especie de barrido en todo el cuerpo, comúnmente llamadas limpias.

De esta manera se creía que los malos espíritus se alejaban del paciente y podría sanar más rápidamente. El árbol de pirul es recomendado para padecimientos digestivos como cólicos, bilis, dolor de estomago y estreñimiento. También sirve para el dolor de muelas, dientes picados y la cicatrización de heridas, en los que se aplica la resina. Se ha descubierto que sus propiedades medicinales también son eficaces para las molesticas del reumatismo, tos, gripa, asma y tuberculosis.

  • Intercambio de conocimientos

Como en todas las civilizaciones, la mexica tenía su centro económico donde el comercio se convertía en una de las actividades más importantes del pueblo mexicano.

nota2cEn el tianguis, que proviene del náhuatl tianguiztli, se promovía un importante intercambio de conocimientos y propició la difusión de las propiedades y características de las plantas medicinales. A la llegada de Hernán Cortés, se sorprendió al ver la armonía del pueblo mexica y su adoración por las plantas medicinales. Cortés escribió en su Segunda Carta dirigida a Carlos V, en 1520, que la ciudad contaba con una biodiversidad de objetos con los que se comerciaba, pero sobre todo… Una calle de herbolarios, donde había todas las raíces y hierbas medicinales que en la tierra se hallan. Así mismo la existencia de casas como de boticarios donde se vendían las medicinas hechas, así potables como ungüentos y emplastos. Así Cortés dejó al descubierto la importancia de la salud pública para los mexicanos.

Actualmente, muchas personas se han interesado en el empleo de las plantas medicinales. Así como los conquistadores, muchos investigadores de todos los continentes han descubierto la misma fascinación que tuvo Cortés al toparse con la gran diversidad de especies medicinales en nuestro territorio. La importancia de este contacto con otras culturas es que la herbolaria mexicana se enriquece por especies vegetales introducidas desde el extranjero.

nota2dTal fue el caso de los españoles que intercambiaron con los agricultores mexicanos muchos secretos de las plantas medicinales europeas, aportando nuevos conocimientos a la medicina local. Hoy en día, los investigadores mexicanos han descubierto cerca de 5000 especies mexicanas que tienen aplicaciones curativas, que en conjunto con las especies que se han adaptado al suelo y el clima mexicano, forman parte integral de esta rica tradición médica y de una cultura popular tan importante que será reconocida por siempre.

Difunde este artículo:

Deja un comentario