La sangre del DRAGÓN

Alrededor del mundo existen árboles y arbustos conocidos como drago o sangre de drago. Según las raíces latinas, drago se deriva de Draco, que significa “Dragón”. Estas especies ancestrales tienen características similares entre sí, a pesar de que cada una pertenece a diferentes familias botánicas y geográficas. Sin embargo, tienen una característica especial y radica en su savia color “sangre” la cual se ha demostrado que tiene propiedades curativas para cicatrizar heridas en todas las especies estudiadas. Pero sobre todo, en las diversas culturas antiguas, los dragos han sido motivo de veneración por sus propiedades mágicas.

nota2aEn nuestro país, la planta conocida como sangre de drago (Jatropha dioica Cerv.) tiene también otros nombres como sangregado o sangre de grado. Es un arbusto que contiene savia clara, astringente que cuando se expone al aire se torna de color rojo semejando sangre. Nuestros médicos tradicionales la han usado para evitar la caída del cabello y quitar la caspa, las hojas masticadas para amacizar la dentadura y sangrado de las encías.

Hoy en día, la sangre de drago se usa en infecciones de la piel como herpes, sarna, seborrea y heridas externas leve. También es empleada la salvia de esta planta para curar dolores estomacales, diarrea, vómito, dolor de vesícula y tuberculosis. Su empleo es tan antiguo que desde la Colonia, los antiguos mexicanos la apreciaban mucho porque curaban el dolor de pecho y ojos; así mismo la utilizaban como diurético. Crece en los estados de San Luis Potosí, Veracruz y Chiapas.

El dragón europeo

nota2bLa sangre de drago de las Canarias (Dracaena drago L.) es un árbol de tronco gris plateado, que crece principalmente en las zonas barrancosas de la isla de Tenerife, España. Antiguamente se creía que su savia, cuando se le cortaban algunas partes de su tronco, era la sangre de los dragones.  Tiempo más tarde, descubrieron que la savia es incolora, pero al contacto con el aire y la luz enrojece. Con esta sustancia se crearon fototerapias curativas, en especial para curar la lepra.

Algunos navegantes catalanes y portugueses solían inscribir sus nombres en los dragos como señal de posesión y ocupación de las islas que descubrían. El historiador español José de Viera y Clavijo hace referencia en su Diccionario de Historia Natural de las islas Canarias, que la sangre de drago no sólo era empleada medicinalmente sino también era muy solicitada para la elaboración de tintes, barnices o como forraje. También descubrió que los nativos aplicaban sal a los frutos de la sangre de drago para curar llagas y úlceras en la lengua.

Sangre de Drago en Asia

nota2cSu nombre cientoífico es Daemonorops drago B. y se trata de una pequeña palmera originaria de India occidental y de las islas del archipiélago de Indonesia. La resina de esta palmera ha demostrado propiedades astringentes muy útiles para casos de diarrea úlceras y hemorragias A su vez, los chinos emplean el látex en el tratamiento del cáncer de útero.

Drago de Centroamérica

nota2dAl Sur del continente americano, la sangre de drago (Machaerium isadelphum A.) es un árbol de unos 20 metros de altura y también su savia se torna rojiza un corte en el tallo.

En Honduras emplean la savia tanto interna como externamente para cicatrizar úlceras, frenar diarreas y hemorragias menstruales, disminuir la fiebre y aliviar la sarna. Es así como estos árboles curiosamente tienen el mismo nombre popular, pero diferente familia y género. Sin embargo, su sangre sigue curando diversas enfermedades en todo el planeta.

Difunde este artículo:

Deja un comentario