Crean siete cuentos animados en lenguas indígenas

Creados para fomentar el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas “Sesenta y ocho voces, sesenta y ocho corazones”, es el nombre una serie de siete cuentos animados, plasmados en huasteco, maya, mixteco, náhuatl, totonaco, yaqui y zapoteco, en breves relatos subtitulados en castellano, con una durción de menos de cuatro minutos cada uno, publicados en en noviembre de 2013. En abril se publicarán otros tres y se espera que pronto se puedan producir otros 58 cuentos para que las 68 lenguas indígenas que existen en nuestro país se den a conocer.

nota3México cuenta con 119 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente un 7% hablan al menos una lengua indígena. Este proyecto surgió bajo la premisa de que “nadie puede amar lo que no conoce”, explica Gabriela Badillo Sánchez, creadora y directora de la iniciativa y socia del estudio de diseño y animación Combo, quien dijo que: “Desde hace ya varios años tenía la idea en la cabeza. Quería hacer algo desde mi trinchera para evitar que desapareciera la cosmovisión de estos pueblos, porque cuando esto pasa se pierde parte importante de la humanidad. Por eso desarrollé esta idea, y aplique a una beca para el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA). Me la dieron hace tres años y con eso creamos los primeros siete cuentos”.

La creación de las piezas duró un poco más de 10 meses y estuvieron involucrados siete locutores, siete ilustradores gráficos, así como personal del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), que encuentra apoyando a Badillo Sánchez con el lanzamiento de los nuevos cuentos, quien dijo “Inali trabajó con nosotros durante la primera temporada pues nos contactó con distintos hablantes y locutores. Los próximos tres relatos saldrán gracias a su apoyo y utilizaremos matlatzinca, ayapaneco, tlahuica. Ya estamos en los últimos detalles así que esperamos salir pronto”.

La creadora de “Sesenta y ocho voces, sesenta y ocho corazones” dijo que primero se escogieron las lenguas que tienen un mayor número de hablantes y luego buscaron más de otras regiones. “No queríamos que estuviera centralizado, por eso elegimos el yaqui y el zapoteco”, en cuanto a las acciones a seguir dijo confiada en que seguirán trabajando para preservar las lenguas indígenas,“ Queremos usar historias que sean relevantes para las comunidades y seguir fomentando el uso y el amor por nuestras lenguas entre hablantes y no hablantes”.

Fuente:  Portal El País

Difunde este artículo:

Deja un comentario