Medicina alternativa revive debido a la carencia de médicos en zonas indígenas

A consecuencia de las bajas temperaturas, y sumado a la baja de defensas, ante una mala alimentación , muchos niños de la zona indígena de Mezquital se encuentran enfermos de las vías respiratorias, y el conflicto principal al que se enfrentan los habitantes es la falta de médicos para atenderlos, por ello han optado por los métodos tradicionales de la herbolaria.

nota1El presidente del Consejo de vigilancia del anexo indígena Soledad de las Sillas en el municipio, Juventino Ramírez Soto comentó que en las comunidades indígenas es lamentable que se tenga que viajar más de tres horas para poder tener atención médica, Pues en la mayoría de estas no hay una clínica cerca ni una instancia de salid, esto, sin contar las complicaciones del transporte.

En muchas ocasiones se tiene que optar por viajar en caballo o burro, lo cual es una “eternidad”, es por esto que los habitantes enfermos siguen atendiéndose por los métodos tradicionales, aunque el Sector Salud considera que no son del todo seguros. “Mire, pues sí van médicos, pero van una vez y luego pasan meses sin que regresen. Ni modo que en ese tiempo nadie se enferme si la gente batalla para comer y a veces come lo que encuentra y se enferma”, comentó.

Así como la comunidad de Soledad de la Silla, existen otros poblados y anexos muy marginados que se encuentran con la misma problemática, la falta de médicos. Entre ellas están Tonalampa, Tachichilpa, La Presa, entre otras, que recurren a las yerbas y brebajes a para curarse, o bien, dejar que pase sola la enfermedad o resignarse a lo que venga.

Es importante señalar que por la lejanía en la que se encuentran, además de que es difícil que un médico viste la zona, es aún más complicado que llegue el beneficio de algún programa social.

Martínez Soto comentó que la gente vive de lo que siembra y guarda de sus cosechas para sobrevivir y a quienes se les agota este recurso, se van a Nayarit o a otros estados a trabajar el campo para poder subsistir. Incluso, algunos se siguen llevando a la familia completa porque dejarla en casa es dejarla a pasar hambres.

Fuente: El Siglo de Durango

Difunde este artículo:

Deja un comentario