RECONSTRUYEN EL GRAN UNIVERSO SONORO DE LOS MAYAS

Cascabeles de metal hallados en el cenote sagrado de Chichén Itzá, una flauta triple encontrada en Jaina, un cinturón de laja hallado en Palenque y sonajas registradas en la Estructura II de Calakmul, son parte de los instrumentos musicales que los mayas usaron en tiempos antiguos y que actualmente investigadores de la UNAM tocan para rescatar su sonoridad y reconstruir la vida musical que existió hace más de 1500 años al sur del país.
El estudio de estos instrumentos hechos en madera, cerámica, hueso, piedra, concha, tecomate y semillas de frutos, forman parte del proyecto Universos sonoros mayas, que busca un fiel registro de cómo se escucharon y cómo se escuchan las lenguas, el paisaje, los animales y los instrumentos musicales del área maya.

imgres

Francisca Zalaquett, investigadora del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, precisa que el objetivo es adentrarse en la antropología de los sentidos, en la comunicación humana y comprender que los pueblos mayas fueron y son sonoros. Por ello, señala que el proyecto inició con el análisis de los instrumentos procedentes de excavaciones en zonas arqueológicas como X’Cambó, Yucatán; Jaina y Calakmul, Campeche; Jonuta y Comalcalco, Tabasco.
“Ante la gran cantidad de instrumentos musicales hallados, pensamos que debíamos recuperar su sonoridad, tocarlos y conocer cuáles son sus variedades tonales y cuánto se necesitaba del conocimiento de los mayas para elaborar estos objetos. Por ejemplo, hay instrumentos en forma de aves que imitan los sonidos de ciertos pájaros, otros en forma de rana que imitan sonidos de los anuros, y así, una gran variedad, hay otros que hasta imitan el llanto de niños”, comenta.

— ¿Cuál es el aporte de la investigación?
—Recuperar estos elementos e incorporarlos en la educación de los mexicanos, que la gente diga: ‘realmente tenían instrumentos, no era sólo un silbatito’, sino ver la implicación y la gran variedad de instrumentos. Retomar eso y pensar que aparte de ser guerreros, eran grandes artistas, sabían muy bien cómo clasificar a su medio, eran muy sensibles, tenían capacidades que estamos perdiendo al centrarnos en una cultura occidental apoyada en elementos visuales.

imgres-4

REVIVIENDO EL SONIDO. “Empezamos a hacer el registro de los instrumentos en las bodegas del Museo Nacional de Antropología, también visitamos otros museos, incluso llegamos a Honduras con una cabina portátil que la utilizamos para grabar el sonido de estos vestigios”, narra el compositor Pablo Flores Herrera, miembro del equipo de investigación que hasta el momento ha registrado el sonido de 400 instrumentos.
Su travesía por la reconstrucción sonora, incluyó tocar instrumentos embodegados de museos como el Carlos Pellicer en Tabasco, el de sitio en Copán, el de sitio en Palenque, el de Arqueología y Etnología de Guatemala y excavaciones in situ en Chiapas, Campeche, Yucatán, Tabasco y Quintana Roo.
“Lo que he tocado y grabado, en su mayoría, son silbatos y sonajas, por ejemplo, hay una vasija que es un plato pero adentro de sus patas tiene unas pequeñas cuentas que hacen que la vasija suene. También tuve acceso a un cinturón de lajas de piedra en Palenque, que supongo era de los altos gobernantes porque si una persona lo trae puesto y camina, las lajas suenan como cristales”, detalla.
Los instrumentos que no se han tocado, añade, son los de percusión, tambores con una frágil membrana o parche de piel con una antigüedad de 1500 años. Al respecto, Francisca Zalaquett, precisa que tocar o no instrumentos, depende de su estado de conservación y de las indicaciones de los restauradores.

imgres-3

—¿Cuántos instrumentos han registrado? 
—Llevamos 1,150, el mayor porcentaje se divide entre silbatos y sonajas, tenemos 35% del total para ambos casos. Después tenemos los túunk’ul,  también conocidos en el Valle de México como teponaztlis, éstos vendrían siendo actuales porque casi no tenemos registro arqueológico, son 10%; y las flautas son 10% más.
—¿Quiénes tocaban estos instrumentos?
—Hay algunos instrumentos que acompañan a ciertos especialistas, esto no quiere decir que todos sean tocados solamente por músicos, hay otros que se encuentran en las milpas o casas, ésos son muy propios de la gente para sus rituales cotidianos: agrícolas o de caza, para atraer a ciertas aves o aturdir a ciertos animales.

imgres-1

LO QUE QUEDA DE LA MÚSICA PREHISPÁNICA. ¿Qué instrumentos prehispánicos siguen utilizando los actuales mayas?, se le pregunta a Francisca Zalaquett. “Los tambores, los túunk’ul, silbatos de aves y ranas, sonajas de guaje, caparazones de tortugas y algunas trompetas. En la actualidad los hacen diferentes y los utilizan en ceremonias de muertos o relacionadas a las cosechas”.
¿Qué tanto difieren las composiciones de los actuales discos de música prehispánica a los sonidos que ha registrado?, se cuestiona a Pablo Flores Herrera. “La música que se tocaba antes de la llegada de los españoles se borró del mapa, pero no se borraron los instrumentos ni a las generaciones. Yo creo que al igual que muchas otras de las manifestaciones artísticas que tenemos, como los trabajos en cerámica y artesanías, son muy cercanos a lo que se hacía en tiempos prehispánicos”.
El compositor añade que desde su experiencia los instrumentos piden una interpretación que sólo éstos pueden ofrecer. “No es que tengan tantas posibilidades como un violín que puedes golpearlo en la caja hasta rasgar la cuerda con un clavo, los mayas no. Hay un sonido que te dan de manera natural, en una posición cómoda que el mismo instrumento te está ofreciendo y eso te propone cierta sonoridad”.

imgres-2

—¿Cuál es el actual mercado de la música prehispánica?
—No es muy accesible porque no tiene mucha demanda, la gente busca como referencia de música mexicana al mariachi, son jarocho, la música de marimba chapaneca o de banda de Oaxaca. Por otro lado, la gente que busca música prehispánica es muy poca, pero sí se sigue produciendo, por ejemplo está el grupo La Tribu, que reconstruye instrumentos. Existe el trabajo que hacía Jorge Reyes y el que hace Luis Pérez y Antonio Zepeda.

FUENTE: LA CRÓNICA DE HOY

Post Author: Apromeci

Deja un comentario