La “flor de nochebuena”: Cuetlaxochitl, de México para el mundo.

 

La que se viste de rojo en complicidad con la obscuridad, flor nocturna, flor de noche, flor fría, la que se tiñe de rojo a sí misma, la enviada del Mictlan, de la tierra obscura y fría. Ella es la que nos seduce con su vestimenta rojo frenesí, púrpura, elegante, exquisita, refinada, la que extiende sus hojas cual largos brazos seductores, ella es Cuetlaxochitl, la reina de los vientos fríos.

Cutlaxochitl representa la sangre de los guerreros. Cuenta la leyenda que allá en Tlachco (Taxco), hubo una gran batalla entre mexicas y chontales, muchos guerreros murieron por ambos bandos, el campo de batalla se tiño de rojo de tanta sangre derramada, gran mortandad hubo en esa batalla. Tiempo después en ese lugar, aquellos arbustos que tenián anteriormente hojas blancas, comenzaron a nacer con sus hojas teñidas de un intenso rojo. Se dice que el espiritu de aquellos guerreros, su tonallli, parte de ello, quedó impregnado en las hojas de Cuetlaxochitl.

Guerreros

Era principalmente en Tlaxochimaco, antigua festividad religiosa de los mexicanos, en la que esta planta hacia gala de su belleza y presencia: se adornaban los caminos, se hacian enramadas, sartales, guirnaldas y collares. En esta festividad se honraba a Huitzilopochtli, el máximo guerrero solar, se menciona que su figura era adornada por las hojas de Cuetlaxochitl. Posible razón por la cual esta sagrada planta estuviese asociada con la guerra, y también por eso se dice que la sangre derramada de los guerreros esta simbolizada en sus hojas. Era justo esta planta la que se ofrendaba a los guerreros muertos en el campo de batalla.

Nochebuena 02

La belleza de Cuetlaxochitl y su poder de seducción fue tal, que no escapó a los ojos de visitantes extranjeros. Después de la invasión española, los frailes se dieron cuenta de la fuerte presencia de esta flor en invierno, muy cerca de la noche buena o navidad, por lo que decidieron adoptarla para engalanar sus pastorelas, razón por la cual la planta mexicana cambio de nombre, llamandola “nochebuena” o “pastora”; así se le llamo en toda la época colonial, nombres que continuan a la fecha, sobre todo el de “nochebuena”. En la misa de noche buena, en la iglesia de Santa Prisca en Taxco, aquel 25 de diciembre de 1825, Cuetlaxochitl se encontraba adornando un nacimiento cuando fue vista por el embajador de Estados Unidos en México, Joel Roberts Poinsett, inmediatamente quedó cautivado por su belleza. Este señor no pudo resistir la tentación y se llevó unos ejemplares de Cuetlaxochitl a su país, en Carolina del sur, donde comenzo su cultivo. El “diplomatico” Poinsett dio a conocer la planta con su nombre, por eso se le conoce en la mayor parte del mundo con el nombre de “poinsettia” (aunque, el pueblo estadounidense la llamó “flor de pascua”). Posteriormente, el empresario Albert Ecke, migrante aleman radicado en E.U., la llevaria a California para comenzar su comercialización. A principios del siglo XX, su nieto Paul Ecke Jr., extendió su comercio a gran parte del territorio estadounidense y al resto del mundo, promoviendo la planta como un símbolo navideño. Fue la familia Ecke la que comenzó la alteración genética de la planta para “mejorarla” contra plagas, temperatura y darle otros tamaños, colores y texturas.

PoinsettJoel Roberts Poinsett

En el marco de las aclaraciones –además de que es una planta mexicana y que no se llama “nochebuena”, mucho menos “poinsettia”–, hay que aclarar que no es una “flor”, o que no son “petalos rojos” lo que vemos formar una “flor”, en realidad son las mismas hojas de la planta que han adquirido un color rojizo. Este fenomeno natural del cambio de color de sus hojas, de verdes a rojas, tiene que ver con la exposición a la luz solar: entre menos luz del sol, más su color rojo. El color de sus hojas depende de la cantidad de luz que recibe, o mejor dicho, que no recibe; de ahí que se diga que es una “flor nocturna”, o que es una planta que “florece” en la obscuridad.

Recordemos que, precisamente en diciembre, el hemisferio norte de nuestro planeta (al que pertenece México) se “inclina” o cambia su ángulo de tal modo que recibe menos luz solar, se aleja del sol, esto hace que los días sean más cortos y las noches más largas. Ese tiempo de mayor obscuridad en esta época del año es el que favorece el proceso de madurez de las hojas de Cuetlaxohitl tornandose rojas, es decir, las hojas al no tener mucha luz se van secando pero en tonalidad roja, esa es la característica de esta bella planta. De ahí que los antiguos mexicanos le hayan puesto el nombre de cuetlaxochitl, de cuetlahui (secarse, madurar o marchitar) y xochitl (flor), flor madura, otros la traducen como “flor que se marchita”.

solsticiodic

Cuetlaxochitl, comunmente conocida como “nochebuena” (nombre científico: euphorbia pulcherrima), –y que también ha recibido el nombre de “flor de fuego”­–, tiene propiedades medicinales. Se utiliza para ciertos tipos de herpes (simples), para enfermedades de la piel como salpullido o acné, tambien es útil contra verrugas y mezquinos. Sus hojas asadas sirven para reducir la inflamación de alguna área del cuerpo. Pero tal vez la propiedad más conocida de las hojas de Cuetlaxochitl es que son muy buenas para producir leche materna, esto es, comiendose las hojas crudas o cocidas, o en infusión. Se dice también que, con las hojas rojas mezcladas con pulque se obtenia un color rojo escarlata que se usaba para teñir telas.

Nochebuena 05

Actualmente, esta planta se cultiva en los Estados de: Morelos, Puebla, Michoacan, Estado de México, Veracruz, Jalisco, Queretaro, Guerrero, Guanajuato, Chiapas y en el D.F.

La Secretaria de Agricultura (SAGARPA) designó el 8 de diciembre como el Día Nacional de la Nochebuena-Cuetlaxochitl.

Por último, el adjetivo latino que le fue asignado para su nombre científico a esta planta mexicana, pulcherrima, significa, justamente: la más bonita.

Nochebuena 04

“Y se discute, furia desatada,

sobre tu origen, cuando tú eres nuestra.

Matriarcal Cuetlaxochitl, bien amada,

solemne y bendecida, fiel maestra.”

–Anónimo–

 

 

Redacción: Yaoehecatl KM

Difunde este artículo:

Deja un comentario