Gobierno acepta la ejecución de 3 indígenas Chiapanecos.

SAN CRSITÓBAL DE LAS CASAS.- El Estado mexicano reconoció su responsabilidad 21 años después de la ejecución de tres indígenas chiapanecos, después de una recomendación efectuada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos al gobierno federal.

52ed08faa15cb

El 7 de enero de 1994, personal castrense irrumpió violentamente en la comunidad indígena de Morelia, municipio de Altamirano.

Los uniformados entraron a las viviendas y sacaron a los hombres del poblado, a quienes reunieron en una cancha. Luego de someterlos y golpearlos, un capitán del Ejército sacó una lista y leyó los nombres de Severiano y Hermelindo Santiz Gómez y Sebastián Santiz López.

Los militares los separaron del grupo y los llevaron a la sacristía de la iglesia, donde fueron torturados y posteriormente subidos a un vehículo militar. Cuatro días después, el 11 de febrero de 1994, los cuerpos de los tres indígenas fueron encontrados en el camino que une Altamirano con el ejido Morelia.

Tras años de lucha de los deudos la CIDH recomendó al gobierno ofrecer disculpas e indemnizar a los sobrevivientes.

En una ceremonia que se llevó a cabo en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, el subsecretario de Gobernación, Roberto Campa Cifrían a nombre del gobierno federal, pidió una disculpa pública a los deudos, particularmente a Patrona López Sántiz, Paulina Domínguez Gómez y Carmen López Sántiz, las viudas de los indígenas.

En la ceremonia, Petrona López Sántiz, de 80 años de edad y viuda de Sebastián Sántiz, dijo: “ese es el dolor (por el asesinato) es lo más profundo que siento, la rabia y la impotencia que tengo. No entiendo por qué el personal del Ejército como que no son hijos de Dios, son unos diablos por la forma en que actuaron”.

Ante representantes de las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores, Procuraduría General de la República (PGR) y el gobierno del estado, Campa Cifrián dijo que se indemnizará a los sobrevivientes y se colocará una placa en memoria de los tres fallecidos, en el ejido Morelia, su comunidad de origen.

Por su parte, el representante de los familiares, Miguel Ángel de los Santos Cruz, lamentó que en la ceremonia de reconocimiento de responsabilidad y disculpa pública a los deudos, no asistieran representantes del Ejército mexicano.

Dijo que aún se debe llevar a juicio y castigar a los militares que perpetraron los hechos.

Nota: ChIapasParalelo 

Difunde este artículo:

Deja un comentario