“Santo Luzbel” , película mexicana con diálogos en náhuatl.

En el México del siglo XX perviven problemas y situaciones a lo largo de cinco siglos. En un pequeño pueblo del centro del país se vuelve a escenificar un viejo episodio: el enfrentamiento de dos culturas. Por un lado, la comunidad de ascendencia indígena quiere representar una obra teatral que ha pasado de generación en generación, y que interpreta de una manera muy particular un episodio bíblico -la derrota de Luzbel-, a quien ellos llaman “santo” por el simple hecho de pertenecer al mundo etéreo; y por otra parte, está la visión netamente occidental, representada por el padre Santos (que sostiene una postura intransigente), por el párroco del pueblo vecino (que representa la actitud conciliadora) y por el cacique, que avergonzado de su origen indígena se convierte en el principal represor de su propia gente.

Actuaciones magistrales y una fotografía sin precedentes engalanan este clásico del cine mexicano que nos muestra como el choque entre el eccidente y nuestras figuras prehispánicas tiñen de sangre una pequeña obra rural que aborda el episodio bíblico de la derrota de Luzbel (el diablo).Los indigenas desean a toda costa combinar sus antiguos ritos y mostrar al ángel caído como una víctima de las circunstanc ias en una obra teatral. Al enterarse de este echo atroz el Padre Santos, un ferviente defensor de la iglesia y sus costumbres, comienza una batall contra ellos junto con el cacique, quien se odia a si mismo por sus origenes indigenas. Los habitantes del pueblo parecen desamparado s ante las injusticias y los crímenes a los que son sometidos, hasta que los ayuda el párroco del pueblo vecino, quien desconoce como conciliar ambas creencias.

Con diálogos en náhuatl, la película es interpretado por actores de la Compañía de Teatro de México, entonces dirigida por el también realizador Miguel Sabido.

Reparto:

Ignacio López Tarso

Rafael Cortés

SantoLuzbelFrontDVDAgustín Avilés

Víctor Pérez

Ramón Abasca

Roberto Alavez

Antonio Monroy

Julia Ruisánchez

Carlos Pichardo

Difunde este artículo:

Deja un comentario