Joven zapoteca gana primer lugar en concurso de ciencias en Argentina

VIAJA CON RECURSOS PROPIOS Y SIN AYUDA DEL GOBIERNO.

Luis Ernesto Hernández Aguilar, estudiante originario de Juchitán, obtuvo el primer al representar a México en el sexto foro de Ciencias y Civilización 2015 que se realizó en el Cerrito, Argentina.

Cursa el tercer grado de secundaria en la escuela particular Jerome Bruner, asesorado por su maestro Mario Augusto Santiago Catzim, obtuvo este triunfo para el país mexicano en la categoría de medicina y salud, con su proyecto “Cilantrbiótico, el cilantro como una alternativa natural a los antibióticos”.

Luis Ernesto Hernández Aguilar junto con Camila Aquino Vicente y Mario Antonio Ayala Ruiz, hace dos años impulsaron el proyecto de cilantribiótico desde sus aulas y lo trasladaron a una esfera nacional e internacional en donde obtuvieron el primer lugar en un concurso de ciencias en Medellin Colombia y su pase a Argentina.

Para este 2015, la falta de apoyo económico de las instituciones facultadas en el área de proyectos científicos y del gobierno de Oaxaca impidieron que los tres jóvenes pudieran acudir al evento en Argentina, por lo que Luis Ernesto los representó.

“Los gastos de transporte y alimentación oscilaron en 60 mil pesos, que tuvimos que absorber cada uno, por fortuna los padres de Luis Ernesto pudieron apoyarlo y acudimos a Argentina, caso contrario nos hubiéramos quedado sin participación, es triste saber que las autoridades y funcionarios se gastan en recurso en otra cosa menos en la educación”, puntualizó el asesor del proyecto.

Señaló que la falta de recursos económicos ha impedido que los diferentes proyectos científicos y pedagógicos avancen en Oaxaca, porque resaltó ¡Talento sí hay!, pero apoyo es nulo.

Luis Alberto ha mejorado su nivel de participación, domina el inglés y también el escenario, próximamente ingresará a la preparatoria pero aseguró que no dejará el proyecto, porque está convencido que le traerá grandes beneficios para su educación y sobre todo a México.

“Es grato y se siente muy bonito representar a México, muchos dicen que soy un chamaco, en verdad tengo 14 años, y los jueces me decían que este proyecto es de nivel superior, no lo sabemos, lo importante es que está siendo reconocido tanto mi ciudad como mi país, el próximo año estaremos con gusto en Trujillo Perú”, expuso.

 

ORIGEN DEL PROYECTO, EL CILANTROBIÓTICO

El proyecto del cilantrobiótico, surgió al analizar y cuestionar las plantas medicinales, los jóvenes estudiantes preguntaron e indagaron a sus abuelos y abuelas sobre las enfermedades y sus curas.

“De niño me enfermé de la garganta y mi abuela licuó un racimo de cilantro con aceite vegetal y lo dejo reposar, al día siguiente lo tomé y noté mucho alivio, por lo cual se lo sugerí a los muchachos y lo trabajamos y gracias al creador, ahora vemos reflejados tantos días , horas de trabajo y entrega de los jóvenes y hemos obtenido muchos frutos de este proyecto, estamos muy contentos”, detalló el asesor.

El instituto no cuenta con un espacio sofisticado, por lo que con su creatividad que los caracteriza, construyeron hornos, cajas, utilizaron recipientes de plástico, además del agradecimiento al químico Julio César Aragón Hernández, quién prestó sin medida su laboratorio químico.

Finalmente el director del plantel, Ramón Vallejo de la Cruz, resaltó que el modelo educativo que ha impulsado por siete años esta institución va encaminada a una educación de nuevas tecnologías del Siglo XXI, sin embargo reconoció que para las actividades científicas no hay diferencia entre escuela pública o privada.

“Con orgullo decimos que estos niños que han conquistado a nivel internacional, lo han hecho con base en su esfuerzo propio, de sus padres y la asesoría del maestro Mario Augusto, por eso queremos que las autoridades gubernamentales, los políticos tanto de nivel estatal como federal , los diputados y senadores de Oaxaca , tomen en cuenta proyectos como este, los apoyen, porque da tristeza saber que poco les importa”, concluyó.

concurso-ciencias-700x549

Difunde este artículo:

Deja un comentario