El jaguar símbolo de poder en Mesoamérica.

El jaguar (Panthera Onca) es el felino más grande de Ámerica y el tercero del planeta, después del tigre y el León. Desde hace por lo menos 3 mil años- esto es, desde la época de las antiguas culturas de la costa del golfo de México- hasta antes de la llegada de los españoles al continente americano, este animal estuvo presente constantemente en representaciones plásticas elaboradas no nada más en el área maya, sino en general en todos los contextos mesoamericanos.
El jaguar reunía una gran cantidad de valencias simbólicas; unas se manifestaban en el uso de su piel y otras partes de su anatomía , como las garras y los colmillos; otras, en sus comportamientos, hábitos y características físicas asociados a la cosmovisión de los pueblos prehispánicos.
María del Carmen Valverde, investigadora del Centro de Estudios Mayas, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, ha estudiado durante varios años estas valencias simbólicas del jaguar vinculadas al poder de los gobernantes, las cuales hoy en día siguen vigentes, en alguna medida, en diversas comunidades indígenas y mestizas.

url-1

Sol jaguar del Inframundo
El jaguar es un animal de hábitos crepusculares y nocturnos, que se esconde entre la maleza y el follaje. De ahí que, tradicionalmente, con su piel manchada que recuerda al cielo nocturno, se le asocie a las puertas de entrada al inframundo del universo mesoamericano.
En representaciones plásticas no sólo del área maya, sino en general de todos los contextos mesoamericanos, esta parte de abajo femenina, húmeda, oscura, fértil, relacionada con los fenómenos que se desarrollan en la noche, está cargada de una serie de energías que tienen que ver con el poder de regeneración periódica del cosmos y con la fuerza de ese felino.
“Por eso en el área maya, específicamente en Palenque, hay infinidad de representaciones de la que se ha llamado deidad GILL o Sol jaguar del Inframundo, que transita durante la noche por la bóveda Celeste. Tiene colmillos, orejas y, muchas veces , piel de jaguar, o el mismo astro es un jaguar completo”, apunta la investigadora.

imgres-3

imgres-1

Organizadores del Cosmos

El jaguar, el mayor depredador del continente americano, es un animal que, desde el ùnto de vista simbólico, transita por distintos niveles del cosmos: se arrastra, pero también se mete al agua, sube a los árboles….. Y los gobernantes y guerreros de Mesoamérica querrían adquirir su capacidad de transitar por esos distintos niveles del cosmos, así como la fuerza de sus garras y colmillos – es decir, la fuerza de un gran cazador-, para – del mismo modo que él controlar sus propios espacios y convertirse en los organizadores del cosmos.
“ Si, los grandes soberanos y los grandes guerreros, o los soberanos como grandes guerreros, incorporaron en su atuendo y sus armas – tanto defensivas (escudos) como ofensivas (lanzas)- la piel , las garras y los colmillos de jaguar, pues deseaban poseer todo el poder de este gran depredador. Y justo la manera de usar tocados de jaguar y ataviarse como él sigue viéndose en carnavales y otras fiestas que se realizan en comunidades indígenas y mestizas, por supuesto, sin la carga de ferocidad, sin la carga militar que tenía en la época prehispánica, aunque sí con la intención de romper la estructura cotidiana del tiempo- espacio que está ligado al caos y al concepto de origen, de regeneración periódica”.
En la época prehispánica, los atributos de poder de los soberanos también estaban vinculados al jaguar. Por eso abundan las representaciones de tronos de jaguar, tanto en vasijas de cerámica como en piedra, en ciudades como Uxmal, Palenque y Chichén Itzá.

imgres-4

Guerrero-Jaguar-620x300

4458657359_95af58bd27

Hombres- Jaguar
Los soberanos no sólo se vestían como jaguar para luchar y se sentaban en un trono de jaguar para gobernar: los orígenes de su linaje también guardaban un vinculo con este animal.
El jaguar era le gran progenitor, pero además, como cuentan las narraciones míticas consignadas en los textos indígenas escritos en alfabeto latino durante la Colonia y en muchos de los cuentos e historias de los pueblos Mayas contemporáneos, en el origen de los tiempos, de la formación del hombre aparece siempre un jaguar, un jaguar progenitor, un jaguar progenitor.
En fechas relativamente recientes, en las vasijas tipo códice se logró hacer la lectura de uno de los grifos que aparece en forma recurrente en ellas : el way.
“ Este glifo way está conformado por una imagen del término ajaw, “ señor”, y justo la mitad de él está cubierta con la piel del jaguar. El glifo way se asocia a co-esencias, álter egos de los soberanos, que eran jaguares”, indica la investigadora.
Así pues, cada uno de estos soberanos tenía esta co-esencia como animal compañero que era el jaguar y, al mismo tiempo, al estar feminizado por él se ataviaba como jaguar, se llamaba jaguar, se sentaba en un trono de jaguar para adquirir simbólicamente las características que distinguen a este animal en la naturaleza.

imgres

url-2

Nota tomada de : el universal

Difunde este artículo:

Deja un comentario