¿ Cómo vivían los mutilados y discapacitados en el México Prehispánico ?

Los pueblos prehispánicos de México trataban con gran respeto a las personas con anomalías físicasy les asignaban un lugar tranquilo para vivir.

s27-ideas-1-mapaLos conquistadores españoles Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo, tras recorrer el reino mexica, expresaron haber visto unos jardines muy hermosos, colmados de flores y hierbas medicinales. En estos jardines, también advirtieron la presencia de gente fuera de lo normal: ciegos, siameses, enanos y deformes

—a quienes llamaron «monstruos», ya que en Europa «terminaban exhibiéndose en gabinetes de curiosidades, ferias y verbenas».

images-1

Los Jardines prehispánicos

Famosos por su belleza y diversidad, los jardines de Tenochtitlan, Texcoco, Tepetzingo, Chapultepec, Iztapalapa, Coyoacan, Xochimilco y Oaxtepec, que eran propiedad de los gobernantes prehispánicos, estaban al cuidado de hombres y mujeres enanos, corcovados y con otras deformidades. Por ejemplo, Moctezuma Xocoyotzin había designado los terrenos de Culhuacan, cercanos a Tenochtitlan, como sitio para el recogimiento de los inválidos e impedidos.

imgres-3Fray Juan de Torquemada, misionero y cronista español radicado en la Nueva España, describe en su libro Monarquía indiana un lugar exclusivo para los incapacitados:

«Y así, tenía dedicado el pueblo de Culhuacan […] para que en él se recogiese todos los hombres viejos, e impedidos, que se habían ocupado en guerras, o en su servicio, o que otras legítimas causas moviesen a ello, y tenían dado orden, de que allí los sirviesen, y regalasen, como a gente estimada y digna de todo servicio…»

En las Cartas de relación, Hernán Cortés confirma el testimonio de Torquemada:

«[El emperador] tenía una casa donde tenía un hermoso jardín con ciertos miradores […]. Había […] diez estanques de agua, donde tenía todos los linajes de aves de agua que en estas partes se hallan, que son muchos y diversos, todas domésticas. […] Tenía en esta casa un cuarto en que tenía hombres y mujeres y niños blancos de su nacimiento en el rostro y cuerpo y cabellos y cejas y pestañas. Tenía otra casa donde tenía muchos hombres y mujeres monstruos, en que había enanos, corcovados y contrahechos, y otros con otras disformidades…»images

A quienes nacían con anomalías físicas —deformes, enanos, albinos, siameses y jorobados— se les respetaba, pues eran considerados hijos del Sol, y se les atribuían poderes sobrenaturales. Además, se pensaba que eran emisarios de los cielos, y se les asociaba con los ahuiateteo, dioses del placer yde los excesos físicos.

Las personas con anomalías físicas eran consideradas hijas del Sol.

Entre los toltecas, aunque los albinos eran reverenciados con respeto, se les consideraba un signo de mal agüero, y por ello estaban destinados a ser ofrecidos en sacrificio. Al parecer, este concepto data del reinado del último señor de Tula: dice la tradición que Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl encontró en un monte cercano a un niño blanco y rubio hacia el año de 1098 y que, al poco tiempo, se desató en la población una epidemia que causó gran mortandad y que contribuyó a la destrucción de la cultura tolteca.

Difunde este artículo:

Deja un comentario