Megaproyectos acarrean más violencia contra las indígenas.

El Estado mexicano debe incluir a las mujeres indígenas en todas las estructuras de toma de decisión, especialmente en las que se determina la creación de megaproyectos, pues afectan directamente su economía e incrementan la violencia sexual contra ellas.

Así lo observó Dinah Shelton, relatora hasta 2013 sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La activista asegura que “existe una discriminación general contra las personas indígenas y otra contra las mujeres. En este caso hay una discriminación doble como mujeres indígenas, y triple si agregamos la discriminación por estrato social”.

images “El gobierno debería instrumentar cambios estructurales para otorgar el título de la tierra a las personas originarias o garantizar que cuando haya algún tipo de proyecto que se vaya a desarrollar en esa área, haya un consentimiento firmado con conocimiento de causa.

“Pero uno de los problemas es que la mayoría de las estructuras tradicionales excluyen a las mujeres en la toma de decisiones, entonces el gobierno se enfrenta a tratar de respetar las tradiciones indígenas y por el otro lado encontrar una forma de que estas estructuras inviten a las mujeres a participar.

images-1 “Esto debe ser así porque los proyectos afectan la economía tradicional del área, la cual tiene un mayor impacto en las mujeres que se asientan en ese territorio. No podemos separar los derechos políticos de los derechos económicos.

images-2“Además, en las visitas que he hecho a sitios con megaproyectos me he dado cuenta que las empresas –que normalmente tienen que ver con la construcción de hidroeléctricas, proyectos mineros o construcciones en general– traen seguridad privada, y se ha visto en estas áreas un incremento de la violencia, sobre todo sexual contra las mujeres y las niñas”.

 

 

Difunde este artículo:

Deja un comentario