La Dra. Elizabeth Torres defiende y promueve nuestra cultura ante la ONU en Nueva York.

La Dra. Patricia Elizabeth Torres Villanueva es antropóloga, lingüista, psicóloga, socióloga, terapeuta y danzante, siendo esta última faceta una de las que más explica con orgullo a donde quiera que va, como lo hizo en días recientes en Nueva York al ser una de las exponentes mexicanas invitadas al congreso de las Naciones Unidas en donde habló sobre la relación que la danza prehispánica tiene con la pedagogía y registrar nuestra asociación APROMECI como organismo coadyudante en la ONU.

Nacida en Hostotipaquillo, Jalisco,  la Dra. Elizabeth ha recorrido el mundo acreditándose galardones y medallas gracias al impulso que brinda a la danza mexicana y sus diversos vértices, como la vestimenta, los símbolos y los rituales.

Cuando las maestrías, doctorados y ocho idiomas ya ocupaban la mente de la Dra. Elizabeth, la danza tocó de golpe a su puerta, o mejor dicho, a su corazón, al darse cuenta que para acceder a la confianza y conocimientos de las comunidades indígenas, la danza ancestral sería la llave que la conectaría a otro cosmos donde su vocación de psicóloga, pedagoga y terapeuta podían unirse de manera inesperada.

La Dra. Elizabeth argumenta que la danza, además de todo el ADN cultural que carga, es un sistema de salud física, mental y espiritual que se conecta instantáneamente y al mismo tiempo, provocando mejoras en el cuerpo desde lo anímico a lo orgánico.

“La danza es interpretación de los códices, de los símbolos y la relación con el cosmos. Empecé a observar más y cada día va un símbolo diferente con danzas diversas que también cambian al ritmo de las temporadas, de las cosechas”.

Hace 15 años la Dra. Elizabeth comenzó su andar en los concursos y conferencias internacionales sobre la investigación de la danza y su uso en las ramas terapéuticas y pedagógicas, siendo en Chipre donde llegaría el primer premio al explicar internacionalmente el significado de los símbolos y atuendos de manta repujados en piel y pintados a mano que se usan en la danza ancestral.

La Dra. Elizabeth es capaz de explicar todo lo anterior en alemán, francés, inglés, italiano, ruso, chino mandarín y sueco, además de entenderse muy bien con el latín, portugués y griego, mientras la especialidad en “La voz propia de los símbolos mexicanos” sumaba más conocimientos a su vida.

Fué en Nueva York donde se integró a la asamblea de las Naciones Unidas, del 22 al 28 de agosto, para hablar sobre la recuperación de identidad, haciendo hincapié “en la relación con los niños para que puedan estar otra vez en contacto con la tierra, toquen instrumentos naturales y se alejen de la enajenación de la televisión y los teléfonos”.

También presentó el proyecto de capacitación a nivel internacional con el que invita a estudiantes extranjeros para que vengan a México a aprender las danzas, y de paso capacitar a maestros, danzantes, terapeutas y psicólogos en el uso pedagógico de la danza.

La Dra. Elizabeth lamenta que los campeonatos ganados en Grecia, las conferencias impartidas en Rusia o el concurso que recientemente ganó ante 992 participantes mundiales de danza —calificado por directivos del Cirque du Soleil— no tengan el respaldo económico de las autoridades gubernamentales para costear los vuelos y estancias de ella y los danzantes mexicanos que la acompañan. Dice que tanto en la Secretaria Cultura como la de Turismo, los trámites son tan largos que hay eventos que caducan y terminan por perderse.

Ahora sólo espera que alguien se sume al patrocinio del congreso de Nueva York, o el que en septiembre se realizará en Miami o la sesión que la UNESCO realizará en París en diciembre.

IMG_336110495861_10153556670068728_5235071251667676046_o11896202_10153550808703728_2315366047767477252_n

Difunde este artículo:

Deja un comentario